/

Kobe Bryant, una historia antes de la tragedia

Kobe Bryant fue uno de los mejores jugadores de básquetbol de la historia de la NBA, ejemplo de esfuerzo y dedicación, aunque su vida está llena de matices y pasajes que aquí te contaremos

Hace exactamente una semana, el mundo se detuvo por unos instantes al conocerse la noticia de que el basquetbolista Kobe Bryant había perdido la vida en un trágico accidente de helicóptero. Luego del shock inicial, la prensa, deportistas, amigos, familia y toda clase de personas empezaron a lanzar un sinfín de mensajes relacionados con la estrella del deporte.

A siete días de su fallecimiento y con algunos datos claros del lamentable accidente, en donde también perdieron la vida su hija Ginna Bryant y siete personas más, vale la pena regresar el tiempo y hablar del astro del básquetbol, de sus logros, su familia y su carrera, que fue reconocida más allá de lo deportivo.

Kobe Bryant ostenta sobre sus hombros el reconocimiento de ser uno de los mejores anotadores en la historia de la NBA: ganó tres anillos y su leyenda es solo comparable con la del gran Shaquille O’Neal.

La familia Bryant

Nació en Filadelfia, Estados Unidos, en 1978; es hjijo de Joe JellyBean Bryant y Pamela Cox. JellyBean, su padre, su un destacado baquetbolista profesional, durante la década de los 70, principalmente en equipos de San Diego y Houston.

Sin duda, el básquetbol llenaba el ambiente familiar de los Bryant, pues según reportes sus hermanas mayores, Sharia y Shaya, eran unas asiduas jugadoras de ese deporte, aunque nunca lo hicieron de manera profesional, se sabe que pasaban horas con sus amigos anotando varias canastas.

Aunque poco se ha hablado de esto, Kobe Bryant y su familia fueron durante algún tiempo migrantes que, como muchos miles en el mundo, partieron de su lugar de origen para buscar una vida mejor. En el año de 1984, la familia Bryant se mudó a Italia, pues aunque su padre tenía relativo éxito quería pasar más tiempo con su familia sin necesidad de estar tantas horas lejos de casa.

Aunque su historia como familia migrante no fue fácil al inicio, su relación el deporte término por hacer de la familia Bryant, principalmente del entonces pequeño de 6 años Kobe, miembros perfectamente acoplados con las demás personas que los rodeaban en Italia.

El inicio de la leyenda

Luego de algunos años lejos de caso, en 1991 los Bryant regresaron a Estados Unidos, posteriormente Kobe ingresaría al Instituto Lowe Merino, donde se dedicaría de lleno a una de sus nuevas pasiones: el básquetbol. Al final la sangre de basquetbolista lo hizo fijarse la meta de ingresar a la NBA.

Según registros, desde muy joven, Kobe fue un anotador destacado, ya que el USA Today lo designó como el mejor jugador de su instituto durante un año, gracias a lo cual pudo conseguir un trofeo nacional de baloncesto, como jugador del año.

Luego de algunos años como jugador adolescente y deportista en ciernes, en 1996 cumplió su primera meta: debutó en la NBA frente a Minnesota, con apenas 18 años. Aunque en su primera temporada pasó sin mucha gloria, para la segunda temporada, Kobe cumplió otra de sus grandes metas: enfrentarse, cara a cara, al ya legendario Michael Jordan; en aquella ocasión Kobe estuvo muy cerca de alcanzar a Jordan, pues éste marco 33 puntos y Michael, 36.

Durante algunos años, Kobe Bryant fue considerado como un Jordan Jr.

Con el paso de los años, Kobe fue haciéndose de una trayectoria única y un nombre que no necesitaba comparación con ninguno de los otros grandes basquetbolistas, porque ya formaba parte de ese grupo.

Aunque algunos de sus detractores deportivos han dicho que durante muchos Kobe Bryant vivió bajo la sombra de Shaquille O’Neal, principalmente porque ambos eran dos de las figuras más destacadas de los Lakers.

Sin embargo, durante su estancia con los Lakers, Bryant ganó tres temporadas consecutivas, de 2000 a 2002.

Afortunado en el juego y en el amor…

Para inicios de la década su carrera era ya meteórica y no parecía que hubiera nada que la detuviera. En 2001, Bryant contrajo matrimonio con Vanessa Laine, a quien conoció en 1999, en la filmación de un video clip, cuando ella tenía 17 y él 20.

Una vez que la joven bailarina cumplió 18 años se casaron, aunque los padres de Bryant no estuvieron de acuerdo y decidieron no ir al enlace matrimonial; de hecho, pasado un tiempo el padre de Kobe declaró que no estaba de acuerdo, pero que era problema de su hijo.

Entre las teorías que existieron de por qué no aprobaban la relación estaba el hecho de que Vanessa era de ascendencia latina, porque si bien ella es nacida en Estados Unidos, su madre es mexicana.

De hecho, gracias a Vanesa que Kobe aprendió a hablar perfectamente el español, porque sus suegros hablaban mayoritariamente esta lengua. Al cabo de un tiempo, Kobe Bryant no solo hablaba español con soltura, sino que incluso se cuenta que era un asiduo espaciador de programas como Sábado Gigante y del melodrama mexicano La Madrastra.

Sin duda, la carrera y el éxito de Bryant superó cualquier estimación; el astro del básquetbol ganó en 2018 un premio Oscar por el corto animado Dear Basketball.

Kobe: una historia personal llena de matices

Si bien la historia de Mamba Negra, como lo conocieron en el mundo del deporte, es una historia de éxito y dedicación, como cualquier humano, él no estuvo exento de errores y escándalos.

Uno de los más notorios fue cuando 2003 recibió una acusación de abuso sexual, por parte de una joven de 19 años, quien trabajaba en el hotel Eagle como empleada.

Aunque mucho se especuló al respecto, al final el caso quedó de lado, porque la joven de 19 años decidió no ratificar su denuncia contra Bryant; sin embargo, este caso destapó que Kobe sostenía aventuras fuera del matrimonio, pues él siempre aseguró que entabló una relación consensuada con la joven que lo acusó de violación.

Pese a todo, Vanessa siempre estuvo con él y lo respaldó en todo momento y, contrario a lo que todos pensaron, ese no fue el fin del matrimonio.

Sin duda, Kobe Bryant es toda una leyenda del deporte y uno de los más brillantes basquetbolistas jamás visto, pero sobre todo Kobe fue un padre amoroso, un esposo dedicado, un hombre que gustaba de escribir poemas y cantar rap, pero por sobre todas las cosas era un hombre, con aciertos y virtudes como cualquier otro.

También te puede interesar: Primera ministra de Finlandia, Sanna Marin: la jefa de Estado más joven del mundo

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.