La Máscara: ¿cuál es la verdadera historia detrás del Impeachment de Trump?

Por Roberto de la Madrid

Todos, protagonistas y espectadores, se enfrascaron en el Impeachment, al menos la gran mayoría; peleando sobre si Trump hizo mal o bien, si hay alguna posibilidad –por remota que sea– de que pierda, si fue una acusación partidista, más que de justicia o –si aunque ganara– quedaría mal su imagen. Aunque, creo que muy pocos se preguntaron lo siguiente, que ya he venido desde hace tiempo denunciando: ¿no existe la posibilidad de que este Impeachment haya sido un juego, no de los demócratas ni republicanos, sino de las corporaciones que están detrás de los demócratas y republicanos… que todo esto sea todo una farsa y show incluso para hacerles creer a los mismos congresistas, senadores, demócratas y republicanos que sí existe la democracia…? ¿Todo influido por el gran conglomerado financiero mundial y de las redes de poder que les da lo mismo quién o qué partido gana? ¿Cómo llegué a esta pregunta? 

No es mera especulación, para nada, ni tampoco teoría de la conspiración. Vea por qué lo pregunto. Quizá la pieza clave para entender todo esto sea el nombre: Alan Dershowitz. ¿Quién es? Es un judío muy poderoso y un superabogado. Entre sus obras maestras, publicó una que se llama La nueva respuesta al terrorismo palestino, en la que, según analistas y críticos de la Universidad de Harvard, propone algo como el exterminio nazi, solo que realizado por los judíos contra los palestinos. 

Este superabogado es también quien ayudó a Jeffrey Epstein a evadir el rigor de la justicia hace años, cuando salió de la cárcel ¿Quién es Epstein? El gran depredador sexual, quien involucró –sin distinción de partido, ni ideología– a las más altas esferas del poder mundial en sus andanzas de perversión sexual, lujo, poder, pederastia, venta de mujeres en sus centros de placer como, tales como La isla de las orgías, que tenía en el Caribe. 

El año pasado, lo volvieron a acusar y curiosamente se suicidó, y nadie se explica cómo lo hizo en su celda, en una cárcel de gran seguridad en Nueva York. El superabogado Dershowitz también ayudó a Harvey Weinstein, a quien la fiscalía de Nueva York acusa de violador y depredador sexual. Está arrestado. Era un gran productor de cine, la mente maestra de Hollywood, a quien los demócratas y republicanos le daban lo mismo. Hace unos días, la fiscalía reveló que usaba una inyección antiimpotencia antes de violar a sus víctimas, en especial a una joven que quería ser actriz. Bueno, pues el abogado de todas estas finas personas es ahora la defensa de Donald Trump.

Dershowitz conoció a Epstein a través de su amiga en común, Lynn Forester de Rothschild, de la sociedad financiera que mueve al mundo, ligada a The Economist, Hillary Clinton y Soros, contrarios supuestamente a Trump, quien por cierto, antes de ser republicano, fue un gran demócrata con donaciones de miles de dólares.

Entonces, ¿son rivales? Demócratas y republicanos, supuestamente desunidos y enfrentados a “muerte” en el Impeachment, pero hace unos días, todos bien unidos para obedecer la orden del multimillonario conglomerado militar y aprobar así al unísono en el Congreso un presupuesto militar astronómico, con el que se puede aplastar y controlar al mundo.

Le expongo una hipótesis que no se puede abandonar: la política de EE.UU. solo es un juego de los poderosos capitales mundiales, que se divierten engañando incluso a los políticos. Y que, aun cuando se pelean a muerte, solo es por la forma en que quieren controlar el planeta. Unos con un gobierno y moneda única y globalizante, y otros con el nacionalismo de la producción.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares