Peligros de seguir dietas de moda

Dra. Julia Salinas Dücker

Médico especialista en Nutrición

A cada rato escuchamos sobre las dietas milagro, dietas de los famosos, dietas a base de puro licuado o dietas de moda, pero recuerden, si algo promete demasiado y se ve fácil, seguramente es mentira. Estos métodos “rápidos” podrán reflejar resultados por fuera en poco tiempo, ¿pero y por dentro?

Este tipo de dietas tienen muchas cosas en común:

– Son sumamente hipocalóricas: Para que una dieta funcione, normalmente se disminuyen las calorías del paciente de acuerdo a sus necesidades y cuidando cada detalle de los alimentos, lamentablemente muchas dietas de moda o de licuados son deficientes en nutrientes esenciales y con una restricción calórica excesiva!

Esto puede causar efectos secundarios como mareos, desnutrición, falta de energía, dolores de cabeza y baja concentración. Por eso la mayoría de las dietas restrictivas te “prohíben” hacer mucho ejercicio.

Un ejemplo claro es la dieta cetogénica: Probablemente vas a perder peso. Contrario a lo que crees, muy poco es por la “magia” de la cetosis. 
La razón principal para perder peso es que comes menos calorías.

También, estar en cetosis suprime el apetito y además, dietas muy altas en grasa normalmente no son muy ricas.

Las dietas de moda también:

– Causan el famoso “efecto rebote”: al ser dietas difíciles de seguir a largo plazo, muchas de las personas recuperan el peso perdido e incluso aumentan más después de dejar la dieta. Esto en su mayoría es por que nunca trabajaron en cambiar sus hábitos alimenticios además de que tu cuerpo se puso en un modo de “alerta” y al romper la dieta recupera todo lo que le hizo falta. 

– Disminuyen tu metabolismo: Al perder la mayor parte de tu peso en músculo, las dietas de moda hacen que nuestro cuerpo no pueda metabolizar tanto alimento y ese exceso de calorías post-dieta que no se están quemando, pasarán a tu reserva de grasa.

* Los hombres suelen tener mejor metabolismo que las mujeres por que anatómicamente, ellos poseen una mayor cantidad de masa muscular que las mujeres.

Pueden ser riesgosas para tu salud: Puedes acabar en el quirófano: las dietas ricas en grasas al bajar muy rápido de peso, como en el caso de la dieta cetogénica, se disminuye la cantidad de ácidos biliares de la bilis y se hace lento el vaciamiento de la vesícula, lo que puede causar piedras en la vesícula.

  • Hiperuricemia: si un paciente presenta ácido úrico elevado y se le da una dieta alta en proteínas y grasas, es probable que su condición empeore.

  • Pancreatitis: por complicaciones con la vesícula.

  • Desnutrición por deficiencias de vitaminas y minerales: si sigues una dieta muy restrictiva es probable que te falten nutrientes esenciales como la vitamina B, omega 3, calcio, sodio, potasio y magnesio.

  • Insuficiencia renal por exceso de urea y amoniaco en el cuerpo (producto de una dieta alta en proteína) lo cual es tóxico para el cuerpo, y si tus riñones no funcionan, puede ser peligroso.

  • Dislipidemias: si el paciente tiene problemas con el colesterol y triglicéridos y no sigue una dieta afectada, un exceso de grasas en la dieta puede traer consecuencias graves al igual que el efecto rebote, causando fallas en el corazón.

Lo más saludable es perder un 10% de tu peso en 6 meses y mantenerlo otros 3-6 meses más antes de poder seguir bajando.

¡Los leo en mis redes!

Fb: Dra. Julia Salinas Dücker

Instagram: @antojodiabolico

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares