En la CDMX, la industria del plástico entra en crisis

Con la entrada en vigor de la Ley de Residuos Sólidos en la Ciudad de México, que prohíbe los plásticos de un solo uso, como las bolsas, esta industria ha entrado en una grave crisis

Entra en vigor una ley y las conductas de las personas cambian, el castigo, o más bien, el miedo impuesto como multas por usar bolsas de plástico de un solo uso, desechables, les hace a los habitantes de esta ciudad moldear su pensar y su manera de actuar. 

A nivel nacional, la industria del plástico recauda aproximadamente 30 mil millones al año Desde la ley se opta por hacer consciencia respecto a nuestra interacción con el medioambiente, y la mayoría de los habitantes está de acuerdo con ello, como también lo está el abogado experto en derecho ambiental penal, Samuel Ibarra, quien piensa que “es magnífico que se establezca la prohibición de bolsas de plástico”, sin embargo, considera que “las medidas drásticas generarían corrupción en lugar de que se genere una cultura efectiva”. 

Mientras que el 85 por ciento de los chilangos, según las autoridades ambientales locales, han visto con buenos ojos la medida con la que se buscan reducir 9 mil toneladas de basura, los comerciantes afectados por la entrada en vigor de la Ley de Residuos Sólidos (LRS) tomaron las calles de la capital el pasado 15 de enero, para exigir al gobierno en turno, les ofrezca una clase de certidumbre al ver su patrimonio desmoronarse. Como lo establece la nueva legislación en la materia, las multas para los infractores podrían oscilar entre 42 mil pesos y 170 mil pesos, y justo este 20 de enero, comenzaron los operativos en establecimientos mercantiles, que podrían ser sancionados si no cumplen esta nueva disposición oficial.

De acuerdo con empresarios afectados, mismos que protestaron el pasado 15 de enero enfrente de la Secretaría de Medio Ambiente de la capital, al año se producen 400 millones de toneladas de bolsas de polietileno (plástico), por lo que, con la falta de una norma técnica –como lo argumenta la Asociación Nacional de Industrias del Plástico –, antes de la LRS, podría generar graves repercusiones a este sector. 

Por su parte, el Gobierno de la Ciudad de México argumenta que el desarrollo económico tiene que ser compatible con el cuidado al medio ambiente, “no puede seguir siendo algo antagónico”, como lo ha expresado la misma titular del ejecutivo local, Claudia Sheinbaum Pardo.

Ante esto, legisladores del Congreso que aprobó esta misma ley el año pasado, han solicitado a la Secretaría de Medio Ambiente capitalina, informar sobre la estrategia que implementa respecto al manejo de residuos sólidos y plásticos compostables.

“De nada sirve legislar, si no se toman las
medidas necesarias por parte del Ejecutivo,
para que tanto consumidores como quienes
prestan un servicio y distribuyen este tipo de
materiales, conozcan la legislación”, expresó
el diputado Mauricio Tabe Echartea. 

Y según la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) de 300 empresas que fabrican y distribuyen bolsas de plástico en la capital, el 90 por ciento cerraría como su última opción, mientras el 10 por ciento restante buscará cambiar de giro comercial. Después de consultarlo con expertos, desde la redacción de Ángel Metropolitano, con clara responsabilidad social, propone a las autoridades capitalinas que en cada alcaldía existan centros masivos de reciclaje, para contribuir con el Estado con políticas públicas funcionales, al aprovechamiento de los residuos en nuestra CDMX, para aminorar aún más el impacto ambiental inminente provocado por la civilización.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares