Los antiguos romanos pueden haber usado medicina china para tratar enfermedad celíaca

El descubrimiento indica que hubo un comercio significativo de plantas entre el Imperio Romano y el mundo de Oriente

El esqueleto de una mujer de dos mil años de antigüedad fue desenterrado en 2008 en la Toscana. Un estudio que utilizó análisis de ADN descubrió que tenía genes responsables de la enfermedad celíaca y  signos de pérdida ósea. 

Ahora, la revista New Scientist difunde un estudio en el que se ha descubierto que pudo haber recurrido a la medicina tradicional china para encontrar alivio. El análisis fue realizado por investigadores de la Universidad Tor Vergata de Roma, Italia

De acuerdo con la revista científica, los investigadores examinaron los restos de dientes y placa de la mujer. Residuos químicos indicaron el uso de plantas medicinales como ginseng y cúcuma para tratar su enfermedad. 

La enfermedad celíaca es un trastorno genético del sistema autoinmune en el que el gluten provoca inflamación del intestino delgado, lo cual afecta la absorción de nutrimentos por parte del cuerpo. 

El descubrimiento de hierbas y especias en el esqueleto sugiere que hubo un comercio significativo de plantas medicinales entre el Imperio Romano y el Oriente, señaló el equipo de investigadores.

Los resultados indican que el esqueleto pertenecía a una mujer que tenía 20 años cuando murió. Se descubrió que tenía signos de desnutrición y pérdida ósea, una de las consecuencias de la enfermedad. Por ello, sus descubridores concluyeron que tenía celíaca.  

Los investigadores también encontraron una mezcla de hierbas disponibles localmente, incluyendo menta y valeriana, sí como las soluciones más exóticas.

“Las plantas siempre han representado un factor clave en la cultura y la dieta humana, desde la antigüedad”, dijo el coautor del estudio, Gismondi.

Los datos arqueobotánicos proporcionaron evidencia de que la mujer entró en contacto con cereales ricos en gluten, como el trigo y la cebada.

“Este resultado, asociado con la indicación de una predisposición genética a la enfermedad y un estrés metabólico observado por el análisis de isótopos estables, podría justificar la muerte prematura de la mujer y todos los signos degenerativos en su esqueleto”, mencionó también el científico.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares