Extrañas partículas halladas en la Antártica no pueden ser explicadas por la física

El descubrimiento de "ANITA" y los científicos podría poner de cabeza el mundo de la Física

De acuerdo con un artículo de la revista New Scientist, un análisis exhaustivo ha determinado que las partículas detectadas por un instrumento globo gigante en la Antártida no pueden explicarse por nuestra comprensión actual de la física. Ahora la carrera está por descubrir cuáles son.

En 2006 y 2014, los investigadores de la NASA que usaban la Antena Transitoria Impulsiva Antártica (ANITA), un globo equipado con un detector de partículas, captaron una señal que no tenía sentido.

Descubrieron evidencia de partículas de alta energía que viajaban en ángulo, lo que sugería que acababan de atravesar el planeta sin obstáculos.

La revista Vice también ha retomado el descubrimiento. Menciona que este descubrimiento podría cambiar los supuestos de las leyes que gobiernan el universo.

Estas anomalías que ANITA detectó insinúan una nueva física más allá del Modelo Estándar —una explicación muy corroborada de cómo interactúa la materia con cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza.

¿Qué encontró exactamente ANITA?

ANITA es uno de los muchos detectores diseñados para capturar neutrinos, que son aproximadamente 500 mil veces menos masivos que los electrones. Esto los convierte en las partículas elementales más livianas conocidas por los científicos.

ANITA tenía probabilidades de vislumbrar un neutrino de alta energía, debido a la altura a la que estaba localizado.

La misión detectó un candidato a neutrino de alta energía, pero también tropezó con algo completamente inesperado: dos señales anómalas que parecían dispararse desde el suelo, lo que sugiere que los neutrinos de alta energía pueden haber viajado a través de miles de millas de roca sólida y manto dentro de la tierra.

Esta procedencia no es normal en los neutrinos de alta energía, por lo que para descubrir cómo las anomalías podrían haber atravesado la Tierra, contra todo pronóstico, los investigadores analizaron más de una década de datos.

Uno de los investigadores a cargo, Alex Pizzuto, declaró que “no podemos asegurar que haya ninguna física nueva antes de descartar primero cualquier otra posibilidad”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.