Blindaje frente al rumor

Ismael Cala

Los seres humanos siempre hemos sido proclives a inventar realidades. Unas veces por intereses políticos o económicos, otras por mera diversión, pero algunas otras para explicar situaciones que escapan del entendimiento más racional. 

VAYAMOS POR PARTES

Las fake news son tan viejas como el periodismo mismo. En 1835, el periódico New York Sun comenzó a publicar reportajes sobre supuestos descubrimientos en la Luna. Desde entonces, esta serie se considera uno de los engaños mediáticos más famosos de todos los tiempos. Vivimos una época de rumores y malas intenciones. 

A veces me pregunto, ante todas las notas y ligas web que llegan por WhatsApp o redes sociales, ¿qué son, de dónde salen, quién lo dijo y, sobre todo, qué otras fuentes lo han publicado? Las fake news han llegado a tal nivel de sofisticación que muchas de ellas parecen reales; están escritas por expertos y siempre tienen un objetivo oculto. Hace poco, durante un viaje por España, oí hablar de una web que fabrica titulares sobre la supuesta muerte de famosos, lo hace periódicamente y pocas celebridades se han salvado de sus esquelas mortuorias; aun así, hay gente que sigue compartiendo compulsivamente su contenido. 

No toda la culpa es de políticos o medios inescrupulosos. ¿Nunca has compartido una recomendación médica, de esas que lo curan todo, previamente enviada por un amigo o familiar? ¿No has visto las infames campañas contra las vacunas infantiles, puestas como supuestas causas de otras enfermedades? Es intolerable jugar con la salud de las personas. 

La BBC, meca del buen periodismo, creó una guía para detectar, por ejemplo, las falsas estadísticas. Sus sugerencias incluyen escuchar el instinto, estudiar los antecedentes, entender lo que se dice, poner las cosas en perspectiva, mantener la curiosidad y hacer un seguimiento hasta la fuente original. 

Algunos dirán que es un trabajo excesivo, pero la democratización de la comunicación, que permite a cualquiera convertirse en emisor de mensajes (algunos influencers tienen más seguidores que medios convencionales importantes), implica un gran compromiso social. Quienes usamos Twitter, Facebook, Instagram o WhatsApp, debemos ser tan responsables del contenido como CNN o el periódico The New York Times.

Las leyendas inspiradoras no son fake news, siempre y cuando sepresenten como lo que son: parábolas o ficciones empoderadoras. De vez en cuando leemos una muy compartida: la foto de una manada de lobos, donde “los viejos y enfermos caminan por delante para establecer el ritmo”. Al final, supuestamente, va el líder alfa, que “asegura que nadie queda atrás. Siempre está listo para correr en cualquier dirección para proteger”. 

La lectura es hermosa, porque explica bien el papel de un verdadero líder, pero los expertos afirman que es ficticia. En la historia real, el líder alfa va delante para abrir paso a los demás lobos en la espesa nieve. De cualquier forma, en este caso, el resultado nos invita a repensar el liderazgo y a recordar que la ficción, no puede nunca presentarse como una realidad. 

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares