Ana Botín… la mujer detrás de la dirección de Banco Santander

Rompió esquemas de la banca y negocios, pertenece a una nueva ola de mujeres que prefieren acercarse y conectar con otras

Ana Patricia Botín-Sanz de Sautuola O’Shea, de 59 años de edad, conocida entre sus amigos y familiares como Ana P, es hoy en día una de las mujeres más ricas, influyentes y poderosas de todo el mundo. 

Su historia de vida la muestra como la número uno en muchos aspectos; es la primogénita del fallecido empresario Emilio Botín, la primera mujer en el mundo en ocupar la presidencia de un banco y la única banquera de talla internacional que decidió abrir su vida privada y sus ideales a la prensa y la televisión; incluso es una pionera, dentro del gremio de mujeres que ocupan cargos directivos internacionales, en declarase abiertamente feminista. 

Su sola presencia, en uno de los cargos más altos del mundo financiero, rompe con los paradigmas que durante años fueron una norma: solo los hombres ocupan las direcciones de las instituciones bancarias, todos ellos serios, conservadores, pragmáticos y renuentes a hablar de su vida privada.

CEO e influencer de redes sociales

Desde hace algunos años, Ana Botín decidió cambiar la forma en la que comunicaba su imagen; decidió abrir una cuenta en Twitter y así mostrar su lado más humano y compartir con los millones de usuarios de esa red social sus pasiones y reinvindicaciones. 

En 2018 lanzó un tuit contundente, que la desmarcó de todos los directores que Santander hubiera tenido y de sus homólogos contemporáneos: 

“Además del Santander y la banca, tengo otros intereses como la educación, la empresa y los empleos, el poder de transformación de la tecnología digital, deportes, yoga e incluso el té”.

Sin duda, las redes sociales han sido una pieza clave para la directora de Santander, pues esos espacios virtuales le han permitido construirse una imagen y una personalidad que permea la percepción que la gente tiene de ella en la vida real. Un ejemplo de esto es que ella en Twitter se define como: 

“Creyente en la gente y el planeta, CEO del Banco Santander, madre y esposa. Apasionada de la educación. Practico yoga aunque no tan a menudo como quisiera”.

También es muy asidua a Instagram, en donde se inició apenas en septiembre, poniendo como primera foto una imagen de su sobrina Carmen Ballesteros, quien es su inspiración para estar en esta plataforma digital, a través de la cual espera entender a los jóvenes, quienes ocupan mucho de su interés y preocupación. 

“Mi sobrina y ahijada Carmen (@carmenballesterosb) me ha iniciado en Instagram. Estoy aquí para entender mejor lo que interesa y preocupa a los jóvenes. Es importante para mí y para mi trabajo. Carmen es
hija de mi hermana y de Seve, y una gran deportista. Aquí con ella en su primera comunión y en unas vacaciones en la playa”. 

Una mujer de causas

Las redes sociales –las benditas redes sociales, como diría el Presidente de México– le han servido a Botín no solo para mostrar una imagen humana y familiar, sino también para mostrar su postura ante los hechos que ocurren en el mundo, y mostrarse así como una mujer alejada de las medias tintas, con una postura. 

Un ejemplo de esto fue cuando en 2018 tuiteó: “Esto es un retroceso para la seguridad de las mujeres”, como una muestra de rechazo al veredicto de un juez para el grupo de violadores de España, conocidos como La Manada. 

También ha utilizado su influencia en redes sociales, en donde suma a casi 40 mil seguidores, para mostrar su preocupación por los problemas derivados del cambio climático, aunque su preocupación y atención a este tema es algo que ha trascendido el espacio virtual, pues en la última junta con inversionistas de Santander anunció que todas las oficinas y edificios del banco, en todo el mundo, dejarían de usar plásticos de un solo uso.

Además, Ana Botín se ha manifestado abiertamente en favor de la discriminación positiva en favor de las mujeres, aunque eso le ha valido severas críticas, en las que se le ha acusado de “feminista capitalista”. 

Lo anterior luego de asegurara que era necesario que las mujeres estuvieran más presentes en los altos puestos directivos de las empresas. Pese a las críticas, Botín ha asegurado que los beneficios obtenidos en Santander, gracias a los avances en materia de igualdad de género, son tan grandes que para 2025 espera que el 30% de los puestos directivos sean ocupados por mujeres, en la institución financiera que ella encabeza.

Una inspiración para miles de niñas y jóvenes

Sin duda, Ana Botín ha roto los esquemas tradicionales de la banca y los negocios, pertenece a una nueva ola de mujeres que prefieren acercarse y conectar con otras para mostrarles, desde el ejemplo, que otro futuro es posible. 

En octubre de 2018, Ana Botín dio una charla a niñas y jóvenes de Londres, en donde les recomendó desafiar el statu quo todos los días, romper las barreras e ir en contra de lo que nos han enseñado, en todas las acciones y en todos los ámbitos, como lo hizo ella cuando decidió pedirle matrimonio a su esposo. En aquella ocasión, concluyó así su mensaje: 

“Alzad la voz y tened confianza en vosotras mismas. Solo el 26% de las mujeres se ven a sí mismas en un alto puesto ejecutivo, a diferencia del 40% de los hombres. Nunca tengas miedo, aprende a tomar decisiones. La corriente está cambiando y seguro que tendréis más oportunidades que vuestras madres”.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares