¿Es Tamaulipas la boca del lobo?

Reyna Luna Newcombe

Cd. Mier, Tamaulipas.– Desde hace varios años, viajar a Tamaulipas es peligroso, pero jamás en su historia el gobierno de los Estados Unidos había colocado a ese estado en la lista de las zonas más peligrosas del mundo, pero el pasado fin de semana ese lugar en la lista quedó plenamente ratificado: se reportó que los cárteles mantienen el control de sus carreteras en las que el peligro es real y puede ser mortal para quien se aventure a transitar por ellas. Óscar, un joven norteamericano de tan solo 13 años, fue asesinado por un comando que montó un retén en una carretera de Ciudad Mier, en la frontera chica de Tamaulipas. 

Todo ocurrió durante el primer sábado de este 2020, cuando se supone que estaba en vigor un operativo de seguridad sobre el que el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca dijo: “Para estas vacaciones decembrinas estamos recibiendo a nuestros paisanos con los brazos abiertos…”. Sin embargo, García Cabeza de Vaca omitió decir que hay retenes establecidos y dirigidos por los cárteles en los que no detenerse puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Desafortunadamente, casi siempre la muerte es el resultado de esto.

Cuando Óscar, su madre Juanita Castillo, su tío Rafael Castillo y su hermano Neftalí estaban cerca de cruzar la frontera para llegar a su hogar en Oklahoma, los violentos sujetos los sorprendieron marcándoles el alto, el cual ignoraron desatando una persecución, que terminó a los pocos metros cuando les dieron alcance, los chocaron y rafaguearon terminando así con la vida de Óscar e hiriendo a su mamá, a su tío y a su hermano de 10 años. 

Lo ocurrido en Ciudad Mier, Tamaulipas, no es novedad, todos los días hay víctimas mortales como resultado de la falta de seguridad que prevalece en el estado, lo cual no es nuevo, aunque se supone que quedaría garantizada 18 meses después del arribo de García al poder, como él mismo lo prometió en campaña y luego como jefe del Ejecutivo estatal. 

En Tamaulipas, muy frecuentemente desaparecen ciudadanos y por eso el FBI lo tiene cuenta desde años atrás y curiosamente la zona comprendida entre la frontera y Nuevo Laredo es el común denominador en la mayoría de los casos. 

El problema es real, pero las autoridades mexicanas, en este caso el gobernador García, lejos de reconocer la gravedad del asunto, insisten en que la situación de seguridad ha mejorado o culpan al gobierno Federal, pero jamás asumen su responsabilidad porque en el fondo saben jamás se debió hacer una invitación pública para los paisanos vieneran a Tamaulipas, a sabiendas de que los estaba invitando a entrar a la cueva del lobo. 

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares