Habitan zoológicos con animales incautados al crimen

El Zoológico de Chapultepec es el que cuenta con más especies (1 mil 100) de los tres que hay en la Ciudad de México, y tienen 19 hectáreas menos que el de San Juan de Aragón

En los zoológicos de la Ciudad de México, durante 2019, llegaron casi 200 animales producto de decomisos al crimen organizado dedicado al tráfico ilegal de especies salvajes, por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Al explicar los intercambios de especies entre zoológicos del país, Fernando Gual Sill, director General de Zoológicos y Conservación de la Fauna Silvestre de la Ciudad de México, agrega que otra forma de enriquecer las colecciones en los zoológicos de Chapultepec, San Juan de Aragón y el de Los Coyotes, es “producto del rescate de animales decomisados del tráfico ilegal que existe en México”.

 “El año pasado (la Profepa y la Semarnat) nos depositaron desde ajolotes, hasta aves rapaces como halcones. Son casi 200 animales que se depositaron, producto del rescate de animales decomisados del tráfico ilegal que existe en México”, comenta Fernando Gual en entrevista para Ángel Metropolitano.

También puso como ejemplo el caso de dos lobos marinos “que en el momento en el que los decomisó Profepa, de inmediato nos llamó para pedirnos el apoyo y los zoológicos ya tienen las instalaciones y la experiencia para tratar estos animales; y actualmente siguen en proceso de crianza esos dos animales”. 

El Zoológico de San Juan de Aragón necesita mayor atención respecto a su extensión, pues mide alrededor de 36 hectáreas, aunque solo cuenta con 550 ejemplares. En octubre del año pasado, activistas protestaron en la entrada del Congreso de la Ciudad de México para denunciar las pésimas condiciones en este lugar.

Mientras que el Zoológico de Chapultepec necesita mayor atención en el cuidado de los más de 1 mil 100 animales que tiene en sus 17 hectáreas. Y el de los Coyotes, ubicado en Coyoacán, tiene 11 hectáreas y poco más de 330 animales. 

La vida en cautiverio de los animales, en espacios acondicionados por expertos, es para mantener su longevidad, explica Fernando Gual. Sin embargo, de acuerdo con medios que citan voces de activistas en favor de los animales de la CDMX, las autoridades no atienden de manera adecuada a los animales, y denuncian que existe falta de medicamento, alimento y malas condiciones. 

El manejo de animales silvestres es complejo, “diariamente la dieta de cada lobo Mexicano es de 600 a 800 pesos”, explica el estudioso de la fauna y su medicina a nivel postdoctoral. “Al mes consumimos más de 10 toneladas de carne, entre carne de caballo, pollo, pescado y eso puede ir aumentando mes con mes, dependiendo de los nacimientos que tenemos”, agrega Gual Sill. En diciembre de 2019 nacieron seis cachorros de lobo mexicano dentro del Zoológico de Chapultepec, lo que abona para la conservación de esta especie endémica, pero encarece el presupuesto destinado. 

El encargado de los tres zoológicos capitalinos sostiene que el presupuesto destinado para este 2020 no ha disminuido, y aunque no lo especificó, dijo que incluso ha aumentado como se ha hecho “año con año”. A mediados del año pasado, la Secretaría de Medio Ambiente aclaró y estimó un gasto para 2019 destinado a estos espacios, de 35.8 millones de pesos; hasta la fecha no se ha transparentado lo estimado para este año, pese a ya tener los contratos para el primer trimestre. 

Aunque la mayor parte de los recursos ya están asegurados, los servicios ofrecidos en los zoológicos contribuyen al presupuesto con ingresos autogenerados, como el mariposario en el de Chapultepec, y la renta de palapas en el de los Coyotes. Además, Fernando Guall revela que en el transcurso del año se comenzará a cobrar el estacionamiento en el Zoológico de San Juan de Aragón y se abrirá “posiblemente” un área de alimentos a mediados de este 2020 en Chapultepec. 

“El serpentario de Chapultepec se va a abrir en el transcurso de este año y obviamente todas esas áreas constituirán (recursos) autogenerados; sí contribuyen los zoológicos a una parte del presupuesto, pero la mayor parte ya está asegurada, esos son extras, para tener servicios, alimentos, medicamentos y mantenimiento”, expresa el médico zootecnista.

DECESOS 

De acuerdo con registros periodísticos, el año pasado murieron al menos 39 animales, como un ñu y un coyote llamado Sócrates, en septiembre pasado, así como el caso del lobo marino Marte, el 17 de febrero de 2019. Otra muerte, a la que las autoridades argumentan deceso por longevidad, fue la del lobo mexicano Chico, el 27 de junio, y según la Sedema “tenía un tumor en el hígado y cambios degenerativos en pulmones y corazón, asociado a su avanzada edad”. Y la que no se puede olvidar, la polémica muerte de Bantú, ocurrida hace casi cuatro años, quien falleció por problemas cardiacos, según las autoridades de la Sedema de aquellos tiempos.

Fotos: Twitter @ZoologicosCDMX

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Noticias Populares