CaBayo de Troya – Andrés Manuel López Obrador no cayó en provocaciones

Carlos Bayo Martínez 

Quien hizo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al no engancharse en “dimes y diretes” –según sus propias palabras– con el expresidente de Bolivia, Jorge Quiroga, quien se atrevió a criticarlo por su política exterior. “Este cínico sinvergüenza se pasó de bellaco con Bolivia, porque ha confundido nuestro respeto con cobardía y es bueno que no se equivoqué”, dijo Quiroga, de manera grosera y soez, en una inusitada conferencia de prensa. Pero la respuesta del titular del Ejecutivo federal de México fue buena, sensata y acertada, y externó que no caerá en provocaciones y que lo mejor será recurrir a la legalidad internacional. 

Aquí el punto es que Jorge Quiroga carece de autoridad moral para criticar el accionar del Presidente de México, pues dejó a su país sumido en la miseria –de 2001 a 2002–, para que después llegara Evo Morales para darle un crecimiento real a Bolivia, con trabajo y acciones concretas y efectivas. Es decir, Quiroga no está al nivel de AMLO, por lo que se topó con pared en un afán de protagonismo que terminó por revertírsele. 

“Estamos nosotros recurriendo a legalidad internacional, al derecho internacional y sobre todo en defensa del derecho de asilo”, respondió Andrés Manuel López Obrador. El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en apoyo al Ejecutivo federal, convocó a la unidad nacional “ante los adjetivos e insultos a México y su Presidente”. De manera ordenada, López Obrador afirmó que nuestro país ha sido ejemplo de política exterior y un ejemplo mundial al garantizar el derecho al asilo. 

“Esperemos que se actué con sensatez y que no vayan a invadir nuestra representación diplomática en Bolivia, eso no lo hizo ni Pinochet. Vamos a estar muy pendientes y desde luego que es un asunto que se va a tratar en organismos internacionales”, puntualizó Andrés Manuel López Obrador. Y le pasó la estafeta al secretario de Relaciones Exteriores para que resuelva el conflicto diplomático con Bolivia. Lo dicho: López Obrador se portó a la altura y no cayó en las habladurías de Jorge Quiroga, quien en un afán protagónico busca reflectores, pero no está a la altura.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Noticias Populares