El Cinturón de Fuego del Pacífico

Michel Rosengaus

Nuestra percepción es que vivimos sobre una corteza terrestre sólida e inmóvil, pero esto es solamente cierto a la escala usual de nuestras actividades como humanos; en realidad la corteza terrestre es un manto que flota sobre un núcleo líquido del planeta, y este manto está segmentado en muchas partes que se mueven entre sí, partes a las que llamamos placas. Las placas con las que estamos familiarizados, por la cercanía que tienen con nuestro país, son: la del Pacífico, la de Cocos, la de Norteamérica y la del Caribe. En algunas partes las placas se están separando entre sí, lo que abre huecos por los que el magma líquido sube a ocupar los espacios liberados, y bien sabemos que estos afloramientos del magma que asciende de las profundidades ocurren a través de los volcanes activos. 

Uno de estos casos, el del borde occidental de la placa de Cocos, el cual se está separando del borde oriente de la placa del Pacífico, esto es relevante porque algunos de los volcanes marinos de México están sobre dicha línea de separación. Sin embargo, en algunas otras zonas, las distintas placas están convergiendo, entrando una de ellas por debajo de la otra, cómo ocurre en el borde oriental de la de Cocos, que se sumerge por debajo de la porción occidental de las de Norteamérica y el Caribe, creándose zonas que llamamos de subducción. En las zonas de subducción se presentan gigantescas fuerzas de fricción en la interfase entre dos placas, almacenándose (temporalmente) como fuerzas elásticas, que súbitamente se sueltan y producen muchos de los sismos que conocemos, por lo que no es sorpresa que en estas zonas de subducción se concentre la actividad sísmica del planeta.

Resulta que todo el borde occidental del continente americano y todo el borde oriental del subcontinente asiático es una franja de subducción a la que hemos denominado el Cinturón de Fuego, pero… ¿por qué de fuego? Resulta que cerca de estas franjas, del lado de la placa que permanece en la superficie y a una cierta distancia de las fosas marinas en la que inicia la subducción de las placas que se sumergen, también se presenta un gran número de volcanes.

Pero, si en estas áreas de subducción no se crean huecos que tienden a ser llenados por el magma líquido, entonces… ¿cómo es que en este Cinturón de Fuego se presentan también numerosos volcanes por los que emerge el magma? 

Bueno, pues esto es resultado de las enormes fuerzas de fricción entre placas, que generan mucha energía que termina derritiendo la roca y creando bolsas locales de magma; puesto que las placas tienen fisuras por las cuales puede ascender dicho magma, la franja del Cinturón de Fuego tiene numerosos volcanes y por ello su nombre.

Los países que están (parcialmente) sobre esta herradura del Cinturón de Fuego son, en orden opuesto a las manecillas del reloj: Chile, Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, México, Estados Unidos, Canadá, Rusia, Japón, Taiwan, Filipinas, Indonesia, Malasia, Timor Oriental, Brunei, Singapur, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Tonga, Samoa, Tuvalu y Nueva Zelanda

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares