/

CaBayo de Troya – Urge transparentar los recursos públicos

Por Carlos Bayo Martínez 

Uno de los principios de la 4-T del presidente Andrés Manuel López Obrador es la transparencia y honestidad. Sin embargo, esa premisa no debe quedarse solo en el discurso, sino que todo el gobierno –local, estatal y federal– debe practicarlo para erradicar las viejas prácticas del pasado. 

Pese a que desde el principio de su administración, el titular del Ejecutivo federal puso el ejemplo, al transparentar sus bienes a través del mecanismo 3de3, no todos los integrantes de su gabinete siguieron sus pasos… o lo hicieron a medias. Todo gobierno debe tener la virtud de la transparencia, la rendición de cuentas y el combate a la corrupción, sobre todo en el manejo de recursos públicos. 

Es sano el llamado que hace el Presidente de México, pero hace falta más empeño en los servidores públicos para que estas políticas se traduzcan en información pública y no queden dudas del manejo adecuado del presupuesto. Un ejemplo: hace poco, el Colectivo Ciudadanos por Municipios OPINIÓN Transparentes (CIMTRA), un grupo de organizaciones civiles en alianza voluntaria cuyo objetivo es evaluar y fomentar la transparencia en los gobiernos y congresos locales para mejorar la rendición de cuentas y el marco normativo en la materia, dio a conocer su evaluación de las capitales de México, y concluyó que de las 13 que gobierna Morena, solamente una aprobó en esta materia. 

Es decir, la transparencia es una asignatura pendiente en este cambio de régimen, por lo que urgen medidas más allá de los discursos. Esa falta de transparencia se ve reflejada en aquellos entes gubernamentales que manejan grandes recursos públicos. Por ejemplo, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), cuyo presupuesto anual fue de 746 mil 738 millones de pesos, reportó que el 94 por ciento de esa cantidad se gastó en el primer trimestre para comprar medicamentos… pero se registró un grave desabasto en ese rubro en algunas entidades del país. 

Y lo grave aquí es que el IMSS contabilizó 5 mil 498 declaraciones de información inexistentes. Es decir, que el Instituto no se caracteriza por ser transparente en sus finanzas, además de que acumula solicitudes de información a las que no ha dado respuestas y que están en proceso de litigio en el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI). Y así, hay varias dependencias que son poco claras en el manejo presupuestal. Urge que se transparenten los recursos públicos….

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.