El fentanilo, el mal de los jóvenes

Por Jorge Pérez Naitoh

Muchas veces hemos escuchado decir que las drogas te arruinan la vida. Si bien esto puede ser exagerado para algunas sustancias —que aunque sí son nocivas, no te arruinan la vida—, sí es muy cierto para una droga conocida como fentanilo.

El fentanilo es un fármaco extremadamente potente cuya primera síntesis fue a principios de la década de los 60; es un opioide sintético, cuya primera intención de uso fue servir como anestésico intravenoso.  Aunque aún sigue siendo utilizado como terapia de dolor para pacientes con cáncer, su uso se ha tergiversado y ahora es una droga de abuso. Médicamente es utilizado como un parche dérmico, por medio de una inyección o en spray nasal. Como sustancia de abuso,es frecuentemente encontrado mezclado con heroína o cocaína; se puede fumar, inhalar, inyectar o introducirse oralmente en una tableta. 

Sus efectos incluyen un sentimiento de euforia y bienestar, pero sus efectos adversos pueden ser letales. Entre los efectos malignos por dosis mal administradas se encuentran los paros respiratorios, tetanización muscular y sudoración intensa. Es importante destacar que la mayoría de las muertes relacionadas al fentanilo son resultado de un paro respiratorio.

Según datos de la FDA (Food and Drug Agency) de los Estados Unidos, esta droga es considerada 100 veces más potente que la morfina y tiene un índice muy alto de adicción. En 2016 rebasó a la heroína como la principal causa de muertes por sobredosis y en 2018, 29% de las 60 mil muertes reportadas por sobredosis en territorio estadounidense, se achacaron al fentanilo.

Los problemas principales relacionados al abuso de esta droga son tres: su bajo costo, su alto índice de adicción y además, al ser una droga legal en algunos lugares, el acceso a ella es fácil. Para complicar aún más el problema, los predecesores químicos de la molécula con la que sintetiza el fentanilo son muy difíciles de regular por que también son las materias primas de otros fármacos.

El Gobierno de México ha identificado esta droga como un factor de peligro, que ha sido mencionado en más de una ocasión durante las mañaneras del presidente López Obrador. Hasta ahora, en nuestro país no representa una epidemia, como sí lo es para nuestros vecinos del norte; México sigue siendo más productor que consumidor. Sin embargo, es necesaria una campaña pública al respecto, porque el peligro de la droga puede surgir también por la ingesta involuntaria, ya que puede permear a través de la piel con el tacto en su forma de polvo, y al ser tan potente puede llegar a ser letal.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares