Desaparecidos por la red

Cuando hacen catfish y a los peligros que te enfrentas

Mónica Romero

“Soy una persona muy rica que reside en Nigeria y necesito trasladar una suma importante al extranjero con discreción. ¿Sería posible utilizar su cuenta bancaria?”, ”Soy un hombre maduro, con estabilidad económica que busca entablar una relación con una mujer sencilla a la que le guste disfrutar la vida”  o mejor aun, ¨Heredé una fortuna, pero no puedo cobrarla, crees que puedas ayudarme con unos trámites y te doy un porcentaje?”, son tan solo algunos ejemplos del ahora famoso fraude nigeriano.

Este tipo de fishing o estafa por internet nació en Nigeria mucho antes de que existieran las redes sociales, pudiera parecer muy obvia y aparentemente sería difícil creer que alguien pudiera caer en ella, pero no es así, hoy en día ese tipo de engaños persisten y no solo eso, se han modificado, han mejorado y son incluso más efectivos para quienes los cometen.

Catfish, es la suplantación de identidad en internet que inició con un simple correo electrónico para mutar ahora en redes sociales, plataformas de chats y aplicaciones para conocer personas. 

Andrés Velázquez, experto en ciberseguridad, explicó al Ángel Metropolitano que “desde el principio del internet como una herramienta para comunicarnos, para intercambiar mensajes, analizar operaciones financieras, comprar en línea, nos hemos enfrentado a nuevos retos y esos retos van particularmente sobre el hecho de que no es tan fácil llegar a saber quién está del otro lado de esa conversación, de ese chat como tal”. El también fundador de @cibercrimen y MaTTica, el primer laboratorio dedicado a las investigaciones de delitos informáticos en América Latina, señaló que ”debemos entender que hasta cierto punto, la forma en que nosotros nos acercamos al internet, la manera en la que tuvimos el primer acceso fue sin una guía, sin educación, sin saber cómo llegar a tener un buen uso seguro, por eso el cómo educarnos al rededor de ello empieza a ser un tema muy importante”.

Aunque los delitos y los peligros a los que se enfrentan los usuarios de la internet son cada vez más comunes, no existen muchas cifras en México sobre la magnitud y presencia de este tipo de delitos, debido a que para poder llegar a conocerse necesitarían estar tipificados y en este tema hay conductas que no están tipificadas o que se engloban en un ámbito diferente.

Por ejemplo, cuando se presenta una extorsión por medios digitales se puede llegar a consignar únicamente como extorsión, sin que se de un seguimiento diferente por haberse dado a través del internet.  Lo mismo ocurre con otro tipo de delitos originados del catfish, pues las fiscalías configuran únicamente el secuestro, el robo de identidad o la trata de personas, sin que se especifique que las víctimas fueron enganchadas a través de la red. 

Andrés Velázquez detalla que otro elemento importante en el mundo virtual es el hecho de la jurisdicción, cuando se habla de internet, este no tiene fronteras como lo tienen los países, por lo tanto, alguien podría cometer estos delitos en un país totalmente diferente, lo que hace muy difícil que se de una investigación.

GROOMING

En la actualidad el catfish es muy simple, se consiguen fotografías del tipo de persona por la que se quiere hacer pasar, se crea un perfil nuevo en diferentes redes sociales, se inventa un nombre, una profesión, la edad, se agregan amigos en la red y se busca una víctima, pero la delincuencia no se conforma con eso.

Con el paso de los años, los engaños que se cometen a través de la red han evolucionado y han surgido nuevos delitos como el grooming, cometido principalmente por adultos que se hacen pasar por menores para poder llegar a contactar a otros menores y poder lograr algún tipo de contacto sexual. Según datos del INEGI, 74 millones de mexicanos tienen acceso a internet, de los cuales el 26.5% son niños y adolescentes.

En la actualidad, el internet es una herramienta básica e indispensable en la vida de los niños y jóvenes, a pesar de que su uso implica grandes riesgos para este sector de la población, pues al navegar en la red se exponen no solo a contenido inapropiado, sino a cyberbullying, sexting, robo de identidad y grooming.  ̈Esto empieza a ponerse cada vez más obscuro desde la perspectiva de, por ejemplo, el grooming, mucho de esto es lo que hacen los pedófilos para poder enganchar a niños y niñas y cometer abuso sexual. Es muy común que la gente se haga pasar por una entidad que no es, se crea una segunda identidad, obtiene o roba una personalidad a partir de imágenes de otros perfiles para poder engañar a otras personas, tanto para fines del corazón, hasta para extorsionar ̈, indicó Andrés Velázquez.

A través de mensajes en redes sociales, los delincuentes logran establecer un vínculo con la persona objetivo del engaño, obtienen información, buscan debilidades y carencias para aprovecharse de ellas.  Los motivos de este engaño pueden ser diversos, pero los más comunes son conseguir dinero, recibir transferencias y lograr que la gente, niños y adultos salgan de sus domicilios para encontrarse con quien los contacte.

Se han dado casos en que los usuarios de Internet se enamoran con quienes hablan por la Web y terminan, en el mejor de los casos con el corazón roto al darse cuenta de que dicha persona no existe, pero en otros llegan a ser secuestrados, abusados y hasta asesinados.

¿CÓMO EVITAR EL CATFISH?

Cuando se habla de consejos para alertar sobre los peligros en internet, los expertos citan una  caricatura que existe en el medio digital en la que está una persona que platica con alguien vía internet de un chat y de otro lado hay un perro, con ello resaltan que es realmente difícil saber quién está del otro lado.  Respecto a las recomendaciones hemos escuchado hablar mucho de las compras en línea, pero pocas veces escuchamos sobre herramientas para saber si la persona con quien nos mensajeamos vía un correo electrónico o en un chat, es realmente quien dice ser.

̈Eso es algo que a mi me gusta llamar el sentido común digital, si no hacemos las cosas en la vida real, tampoco las hagamos en la vida digital, si en este momento yo conociera a alguien y me empieza a preguntar cosas muy personales, a lo mejor en la vida real me daría desconfianza, pero eso no pasa tanto cuando estamos en internet ̈, detalló Andrés Velázquez.

Agregó que el tema de la educación es en el que se encuentra la raíz de esta problemática y que sería importante poder llegar a definir no solo a nivel de los estados de internet gubernamental, sino en cada grupo, en cada sociedad como poder empezar esa capacitación preventiva.

̈Estas amenazas siempre van a existir y parecen muy similares a la vida real, yo creo que la frase con la cual cerraría es, si no lo haces en la vida real, no lo hagas en la vida virtual ̈, puntualizó.

TIPS PARA PREVENIR RIESGOS POR CATFISH

  • Buscar en Google el nombre completo de la persona, así como su número telefónico y sus vínculos con las instituciones a las que dice pertenecer, como escuelas, trabajos, etc.

  • Verificar la existencia de su perfil en otras redes sociales

  • Revisar las publicaciones de la persona, su antigüedad, por lo regular cuando únicamente hay publicaciones nuevas, se trata de una cuenta falsa.

  • Revisar fotografías, ver que se trate de la misma persona, guardar alguna de ellas e ingresarla en el buscador de imágenes de Google.

  • Los expertos dicen que entre más selfies suba, más probable es que no se trate de un engaño.

  • Otro signo de que el perfil pueda ser verdadero es que salga con otras personas en las fotos y los etiquete.

  • Revisar sus contactos, ver los comentarios que le dejan sus contactos, si les responde o no y buscar si se conocen en persona o solo por internet.

  • Búsqueda de familiares y ver si  estos se encuentran en la misma ciudad.

  • Intentar vídeo llamada para verificar la identidad física de la persona

Catfish- En Internet, un “pez gato” (en inglés catfish) es una persona que crea perfiles personales falsos en redes sociales, que pretende ser alguien diferente exteriormente apelando a su verdadero yo, con fotos de otras personas e información biográfica falsa.

Grooming.- Un engaño pederasta,1 más conocido por el anglicismo grooming (en español «acicalando»), es una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto, a través de internet, con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional con el mismo, con el fin de disminuir las preocupaciones del menor y poder abusar sexualmente de él.

Sexting.- (contracción de sexo y texteo, del inglés ‘sexting’) es un término que se refiere al envío de mensajes sexuales, eróticos o pornográficos, por medio de teléfonos móviles. Inicialmente hacía referencia únicamente al envío de SMS de naturaleza sexual, pero después comenzó a aludir también al envío de material pornográfico (fotos y vídeos) a través de móviles y ordenadores

DEFINICIONES COMUNES DIFUNDIDAS EN WIKIPEDIA

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.