La epilepsia

No existe una cura para la epilepsia, solo existen tratamientos para controlarla, y no todos los pacientes son receptivos al medicamento.

Jorge Pérez Naitoh

¿Qué es una epilepsia?

Hace poco te conté como nuestro cerebro se comunica entre sí utilizando impulsos eléctricos. Ésta actividad eléctrica se convierte en mensajes que controlan nuestros pensamientos, movimientos, sentidos y funciones fisiológicas. Estas señales eléctricas se pueden medir utilizando un equipo llamado electroencefalograma y puede determinar una actividad eléctrica “normal” y una alterada.

Un paciente epiléptico es aquel que tiene la tendencia de presentar una actividad irregular de impulsos eléctricos en su cerebro y demás partes del sistema nervioso central y periférico. Una epilepsia es cuando existe una repentina actividad eléctrica intensa y sin control, que afecta al paciente de diferentes maneras. La mayoría de las epilepsias ocurren sin aviso y pueden suceder rara vez o hasta cientos de veces diarias. Durante una epilepsia, un paciente puede caerse, temblar, tensarse, volver el estómago, orinarse o perder control de esfínteres. Existen otras epilepsias menos violentas donde el paciente puede perderse momentáneamente sin recuperar memoria del instante o solo algunos movimientos involuntarios durante un breve periodo de tiempo.

Tipos de epilepsia

La epilepsia no distingue edad, raza o sexo y se presenta epidemiológicamente igual para quien sea. Existe también la complicación que no se sabe la causa exacta de la epilepsia, lo que hace su diagnóstico y tratamiento algo complicado. Las epilepsias vienen generalmente de dos sopas: focales o generalizadas. Esta diferencia se discierne por la parte del cerebro en la que se presenta la anomalía eléctrica.

El cerebro está dividido en hemisferios y después en regiones. Aunque conocemos que el cerebro es capaz de adaptarse, si existen ciertas áreas que sabemos son responsables de ciertas actividades clave. Los hemisferios se dividen en lóbulos, de los cuales son 4 diferentes: frontal, parietal, occipital y temporal. El lóbulo frontal es responsable de la personalidad, la planeación, la habilidad para resolver problemas, la concentración y la inteligencia. El lóbulo parietal es el responsable del procesamiento del lenguaje y los estímulos auditivos, de tacto y de kinestesia. El occipital es responsable de la visión y el temporal de la comprensión del lenguaje y la memoria.

Una epilepsia focal es aquella que afecta una región pequeña del cerebro, y dependiendo dónde se encuentra en el cerebro, puede afectar cualquiera de las funciones relacionadas a esa área del cerebro. Una epilepsia generalizada no discrimina entre regiones del cerebro y suelen ser más agresivas al afectar varias áreas al mismo tiempo.

Datos sobre la epilepsia

No existe una cura para la epilepsia, solo existen tratamientos para controlarla, y no todos los pacientes son receptivos al medicamento. Alrededor de un 20% de pacientes no responden a fármacos y tienen que vivir con los ataques durante su vida. La epilepsia no es contagiosa pero sí existen ciertos riesgos de predisposición como carga genética, uso prolongado de alcohol o drogas, dieta no balanceada o la exposición prolongada a luces y sonidos fuertes. 

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Noticias Populares