Drones

Caricaturas como los Supersónicos de Hannah Barbera nos mostraban que en el futuro los humanos probablemente nos íbamos a transportar con naves voladoras. Si bien no estaban muy alejados de la realidad, todavía no es completamente cierto. Lo más cercano que tenemos hoy son los vehículos aéreos no tripulados. Si no sabes de que estoy hablando, probablemente has estado en algún lugar en la calle y escuchas un zumbido que cada vez suena más familiar: un dron.

La tecnología de los drones no es tan nueva como pensarías. Los primeros prototipos se remontan a la década de 1930, cuando se utilizaban para reconocimiento táctico militar. Los primeros vehículos aéreos no tripulados eran controlados por control remoto a los que a través de los años se les fueron agregando diferentes accesorios como cámaras y sensores. Con tanto avance desde hace ya casi un siglo, los drones tienen una plétora de aplicaciones tanto económicas, militares, recreativas y muchas otras que no hemos descubierto.

El nombre técnico de un dron es un UAV (unmanned aerial vehicle) por sus siglas en ingles. Por definición, es un sistema multi-hélice no tripulado piloteado por control remoto o computadoras a bordo. Su tamaño y forma puede variar y va en función de la aplicación para la que está diseñado, te voy a contar algunas de las aplicaciones menos conocidas.

Drones + Reconocimiento de imágenes

La tecnología de los drones ha fomentado el avance de otras tecnologías además de la propia. A medida que las capacidades de software y hardware se han ido haciendo más poderosas y pequeñas a través de los años, las posibles aplicaciones también. Más allá de la obvia aplicación de montar cámaras sobre drones para propósitos lúdicos o poder filmar escenas desde una perspectiva aérea, ya existen aplicaciones comerciales que utilizan ambas herramientas.

Dos industrias en particular se han beneficiado de esta sinergia de tecnologías. La primera es la agricultura, las cámaras y sensores a bordo de un UAV son capaces de predecir e informar acerca del status actual de una siembra. Ya se pueden reconocer plagas, sequías, patrones de crecimiento e incluso las propiedades de la tierra donde se está sembrando. A ésta nueva técnica se le está llamando agricultura de precisión.

La otra industria que se ha beneficiado enormemente es la construcción. Un dron ya es capaz de sobrevolar cualquier estructura y hacer un diagnóstico en cuanto a la estructura civil de cualquier construcción. Son capaces de hacer un escaneo en tiempo real y detectar fallas e incluso predecir si las estructuras están en alguna clase de riesgo por factores como viento, temperatura o presión. También han servido para escanear edificios viejos de los que anteriormente no se tenían planos de precisión. Se pueden hacer análisis topológicos antes de iniciar una construcción, modelado 3D e imagenología panorámica.

Estas son solo algunas de las aplicaciones que ya se empiezan a explotar como poderosas herramientas para beneficiar la vida de muchos. Esperemos que más aplicaciones como estas sigan apareciendo y que la tecnología se mantenga alejada de su lado oscuro: las aplicaciones militares. ¿Qué otra aplicación se te ocurre?

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.