Los Modernos Campos de Concentración

Por Ricardo Sarraf

En las últimas décadas, China ha llegado a dominar muchos de los mercados globales y se ha convertido en una potencia mundial al par con otros titanes tales como Estados Unidos y Alemania. Hoy en día China es un líder en la fabricación, innovación y desarrollo de nuevas tecnologías. Muchos economistas predicen que China será el siguiente súper poder. Pero detrás de la máscara del crecimiento económico, el Partido Comunista Chino (PCC) oculta muchos trapos sucios. Los ciudadanos Chinos no tienen la habilidad de expresar lo que piensan y lo que sienten, cualquier ofensa, inclusive crímenes no violentos pueden cargar con una pena de muerte. De hecho, China es el país a nivel mundial que más ciudadanos ejecuta anualmente. Simple y sencillamente, los únicos derechos humanos que se respetan en China son aquellos establecidos por el autocrático y autoritario gobierno.

China es un país vasto y contrario a lo que se cree, no todos sus ciudadanos son Han (la raza más prolifera en China y lo que coloquialmente se conoce como Chino). Las provincias más cercanas a las costas del Pacífico cuentan con las metrópolis y los puertos más grandes, al igual que con la mayoría de la población. Curiosamente entre más te acerques al interior, verás menos han, ciudades e infraestructura y empezarás a ver un lado muy diferente de China. Todos han oído hablar de Tíbet, la región budista de China, pero muy pocos han oído de la provincia Túrquica y musulmana de China. Se trata de Xingiang y hoy en día expertos dicen que está pasando por una de las crisis humanitarias más graves de nuestros tiempos. Por décadas se especuló que China mantenía esta provincia bajo un paranoico radar, espiando en casi todos los ciudadanos y manteniendo la máquina de propaganda a todo lo que da. En años más recientes, el PCC ha llegado a entender el valor económico que tiene esta provincia para China, conteniendo muchas de las reservas de carbón, gas natural y petróleo Chino. El nuevo interés generado en esta zona le ha causado muchos horrores a su población.

Expertos de varias instituciones por los derechos humanos, caridades y ONGs especularon por años que el PCC poseía campos de concentración y prisiones de reeducación en esta remota región. La población Uighur es muy distinta a la mayoría han, y se asemejan más a los grupos de Turkmenistán, Uzbekistán, Kazakstan y Tajikistan. Bajo la bandera de apagar sentimientos extremistas y asimilar a la población, millones de hombres, mujeres, y niños han sido encarcelados. El gobierno chino negó sindicalmente que estos Campos de concentración eran centros de tortura y lavado de cerebro, en vez diciendo que eran escuelas vocacionales y de pacificación. Pero desafortunadamente para el PCC, nuevos videos han estado circulando en internet mostrando el brutal trato que reciben los prisioneros.

Dentro de las cínicamente llamadas escuelas vocacionales, los Uighures son forzados a aprender mantras del gobierno comunista, son obligados a criticar su religión y se les hace saber que no son Uighures, son Chinos. El propósito principal es borrar su identidad y convertirlos en subordinados de la mayoría han. Aparte de el lavado de cerebro, tortura física y tortura psicológica, varios expertos han señalado a qué hay algunas prácticas más siniestras en estos campos. Al Consejo de Derechos Humanos de la ONU se le dijo que China está vendiendo activamente órganos humanos a escala industrial, para ser utilizados en trasplantes. La evidencia proviene del Tribunal de China, con sede en Londres, un organismo independiente que investiga y expone el altamente lucrativo comercio mundial de extracción de órganos.

A estas alturas, se le ha comparado a esta crisis con aquella del holocausto en Europa y con toda razón. Los motivos por los que pueden ser ingresados a los campos de concentración pueden variar entre crímenes violentos a absurdidades como descargar WhatsApp en tu celular. Cada día empeora la crisis y a pesar de toda la presión internacional que ha recibido China en los últimos años para cesar sus brutales prácticas, el PCC simplemente posee demasiado poder comercial sobre el mundo.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Noticias Populares