¿Por qué debe ser VIRGEN la mujer de tus sueños?

Por Roberto de la Madrid

Estar en México es radiografiar Oriente Medio, en especial Irán, donde vivo. En estos días, he tenido varias entrevistas donde la gente se fascina con los relatos y quiero compartirlos con ustedes. ¿Y cómo se casan las parejas allá? Los padres, sobre todo la madre del novio, eligen a la chica, echándole ojo a la hija de los vecinos, amigos o familiares, porque también es común que se casen entre primos. Entonces, la madre, llama a los padres de la pretensa. Les dice que le gusta su hija para su hijo. Hacen una cita y los padres con su hijo llegan con chocolates, dulces y pastelitos a la casa de la presunta. Hasta ese momento, se conocen los que podrían acabar en la cama. Los padres de ambos les dejan que hablen entre los dos —no en la recámara— para que se conozcan mientras entre los cuatro padres discuten las diferencias y similitudes. Si los padres más o menos se entienden, entonces, el padre de la novia es el de la voz: 300 monedas de oro, si se quieren llevar a mi hija, es decir, casarse con el novio. El padre de la novia, ha vislumbrado más o menos el estado financiero de la familia del varón, por lo que la suma —según la riqueza que haya visto— muchas veces, en equivalente, las monedas de oro podrían ser $300 000 dólares. Si el padre del novio acepta, la boda prácticamente está consumada. Si los tórtolos no se convencieron con su belleza física y conversación, los padres se encargarán del convencimiento. Entonces fijan la fecha de entrega del anillo de compromiso y después, unos meses para preparar la boda. Pero las monedas no solo son por la belleza o la genética de la chica: la madre del novio protegiendo a su polluelo, exige a la novia que le muestre que es virgen. Para ello la lleva a un médico legista, para que le abra las piernas y certifique su virginidad o pureza. Si es así, las monedas vendrán. Caso contrario, el novio tiene el derecho de denunciarla a la policía y ella recibir castigo, probablemente algunos latigazos por haber mentido; entonces se disuelve el arreglo. Obviamente, ya no habrá monedas. Esta es la práctica en familias tradicionales musulmanas en Irán, no obstante, dada la crisis económica, cada vez menos se practica, ya sea porque no hay dinero para semejante compromiso o porque la occidentalización a través de películas y series permea en las actitudes de los millenials. Los jovencitos oficial, legal y religiosamente no pueden ni deben experimentar un beso, una relación sexual, un agasaje, una primera experiencia, un noviazgo como se conoce aquí en México; si no es por la tradición que he descrito. Pero como al ser humano le encanta saltarse las leyes incluidas las religiosas, hay jóvenes que ocultan a sus padres sus relaciones. Algunas mujeres para conservar la “virginidad” se vuelven expertas en el sexo anal y oral, aunque según ellas siguen siendo vírgenes. Este choque cultural desafortunadamente es visto con malos ojos por occidente, por juzgar sin analizar a fondo antropológicamente las estructuras sociales, geográficas e históricas. Cuando las descubrimos entendemos que en la vida no hay verdad sino diferentes versiones de la realidad, más cuando se trata de la supervivencia. Además, todo está en evolución y esta arista ya será tema para otra columna. Mientras, no se pierda la entrevista que me hizo el Canal 22, Kimberly Armengol en su programa de debate que se transmite este miércoles 2 de octubre a las 9 de la noche, disponible también en YouTube, donde hablo de esto y más cosas. ¡Salud!

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares