¿Podría el éxtasis curar el estrés postraumático y la depresión?

(3,4-Metilendioximetanfetamina), MDMA, M, éxtasis, molly, a esta droga antrera se le conoce por muchos nombres y sus efectos son abusados por millones en fiestas, conciertos y festivales todos los días. Por años hemos sabido de los posibles daños y efectos negativos de esta droga. Dentro de sus efectos secundarios, el MDMA tiene un alto potencial para adicción, y es provoca una resaca caracterizada por bajo ánimo y falta de energía. En la mayoría de las ocasiones que se vende esta droga, se hace de manera ilegal y por lo general esta mezclada con otras sustancia para intensificar la experiencia.

En 1912, unos químicos alemanes sintetizaron originalmente el MDMA con fines farmacéuticos. Durante la Guerra Fría, la CIA experimentó con MDMA como arma psicológica. La droga fue re descubierta en la década de 1970 como una droga útil para tratar la hostilidad en el asesoramiento de parejas. Esta droga permaneció en la periferia popular hasta los años 80, cuando se empezó a vender en eventos recreativos.

En 1985, como parte de la “Guerra contra las Drogas”, Estados Unidos prohibió el  MDMA bajo la Ley de Sustancias Controladas como una droga de clase 1, lo que significa que tenía un alto potencial de abuso y ningún valor medicinal real (esto según el Gobierno estadounidense).

Una nueva investigación sugiere que la psicoterapia asistida por MDMA para el trastorno de estrés postraumático (TEPT) brinda mejores resultados que cualquier otro fármaco que actualmente este en uso médico. Además de las reducciones en los síntomas de TEPT, el tratamiento puede estar asociado con beneficios personales duraderos y una mejor calidad de vida, según una investigación publicada en el Journal of Psychoactive Drugs. Los investigadores han descrito el estado alterado como uno ideal para la extracción de memorias reprimidas y su tratamiento sin que aquellas ocasionen reacciones violentas del paciente. Es muy importe discernir entre el uso recreacional y terapéutico que tiene esta droga.

Cuando se trata de uso recreacional, los usuarios pueden experimentar una sensación de euforia y un aumento en el nivel de energía o actividad mientras usan MDMA. La droga también desencadena hormonas en el cerebro que pueden aumentar los sentimientos de excitación sexual, confianza, cercanía emocional y empatía con otras personas. Pero no todos los efectos son positivos. El éxtasis puede causar aumentos en la frecuencia cardíaca y la presión arterial, algo peligroso para aquellos con condiciones cardiovasculares. El éxtasis también eleva la temperatura corporal central. El medicamento puede interferir con la capacidad del usuario de saber que se está sobrecalentando. No obstante, muchos de estos efectos negativos pueden ser resueltos en un contexto médico. Las dosis requeridas para una terapia exitosa son más pequeñas, su pureza sería más alta, y no se mezclaría la sustancia con otras drogas o estimulantes como el alcohol.

Mucha de la atención que ha recibido recientemente el MDMA se debe a el experimento clínico que probó la seguridad y la eficacia de la psicoterapia asistida por MDMA en 26 veteranos militares estadounidenses con TEPT. Además de las reducciones en sus síntomas de TEPT, muchos de los participantes dijeron que la terapia había llevado a una mejora en su autoconciencia y funcionamiento social. La terapia también motivó a los participantes a probar cosas nuevas y redujo el uso de medicamentos recetados y sustancias ilícitas. Hasta ahorita la mayoría de los resultados parecen ser prometedores, pero sigue faltando mucho por investigar, experimentar y comprobar. No recomendaría que se auto receten MDMA para tratar su TEPT o depresión. Estos estudios se han llevado a cabo por profesionales en contextos médicos.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares