Insuficiente producción de alimentos y alarmante desperdicio

ARISBOS/ Por: Rafael Cienfuegos Calderón 

ALIMENTOS.- Uno de los objetivos principales del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 es la autosuficiencia alimentaria. Para alcanzarla el Gobierno Federal asignará presupuesto suficiente y otorgará apoyos diversos a las actividades del campo, y a través de Diconsa y Liconsa pagará justos precios de garantía a los productos básicos: maíz, 5 mil 610 pesos por tonelada, frijol, 14 mil 500 pesos, y en el caso de la leche, 8 pesos con 20 centavos el litro.

Dice el Presidente que debemos ser autosuficientes porque, si no nos venden alimentos o si se encarece lo que se compra afuera, “vamos a padecer”, pero si hay autosuficiencia en maíz, en frijol, en arroz, en carne, en leche, y se produce lo que consumimos “nos van a hacer lo que el viento a Juárez”.

El problema de insuficiencia de alimentos y, por ende de la pobreza alimentaria que padecen 24 millones de mexicanos, no se circunscribe solo a las deficiencias productivas  de la agricultura y la ganadería, sino también al desperdicio de alimentos ya dispuestos en la mesa, en los almacenes y el transporte.

Según el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria de la Cámara de Diputados, cada año se desaprovecha el 34.7% del total de alimentos que se genera, y la magnitud del problema tiene un costo de 2.5% del Producto Interno Bruto (PIB). En la reunión “Programa de acuerdos voluntarios para la reducción de pérdidas de desperdicios de alimentos en sectores clave” que organizó dicho centro, el investigador Jorge Arturo Morton Treviño precisó que hay cifras alarmantes de desperdicio: en la carne de cerdo 40%; pescado, 37%; res, 35%; pollo, 29%, y tortilla, 28%, en tanto que Renán Poveda, especialista ambiental del Banco Mundial en México, señaló que en el país se pierden 20.4 millones de toneladas de alimentos al año, lo cual es alarmante, ya que existen cerca de 7.5 millones de personas en situación de hambre crónica.

Ante tal situación, estimó necesario promover estrategias contra el desperdicio, que en muchas ocasiones se debe a la falta de información, mecanismos financieros, tecnología e infraestructura para almacenar, dinámicas de las centrales de abasto, estándares sanitarios y fitosanitarios, y barreras legales.

En la administración anterior, dio a conocer, se estableció un grupo de trabajo de alto nivel con diversas dependencias federales, organizaciones sociales y la academia, y se creó la Estrategia Nacional de Pérdida de Alimentos, que dio paso a la Cruzada Nacional contra el Hambre y definió una ruta a seguir; la tarea pendiente –señaló Morton Treviño- es que el nuevo gobierno lo ajuste e implante.

Desafortunadamente, aunque dicha estrategia puede ser el medio para limitar las pérdidas, se puede augurar que por ser producto del neoliberalismo no se aplicará, ya que a decir del Presidente esa política llevó al campo y los millones de mexicanos que viven en él y de él a la improductividad y la pobreza, y al país a la excesiva importación.

AJUSTE.- En opinión del subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Suárez Carrera, para lograr la autosuficiencia en producción de leche es necesario ajustar a 15%  el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y modificar la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR). Por eso, ante diputados de la Comisión de Ganadería, respaldó esos cambios propuestos por la Federación Mexicana de Lechería en el marco de la elaboración de la Ley de Ingresos 2020.

CONSUMO.- En el país hay cerca de 20 millones de personas de entre 10 y 19 años de edad que son los mayores consumidores de comida chatarra por efecto de la publicidad que ofrece ofertas vinculadas con la convivencia, la felicidad, el placer y el bienestar. Esto se refuerza con la venta de productos fuera de las escuelas, que es rápida, práctica y barata, aunque carezcan de valor nutricional: Carola García Calderón, del Centro de Estudios de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

ENCUESTA.- Al fundador de Morena, actualmente con licencia como militante activo porque ocupa la Presidencia de la República, se le ocurrió que la próxima dirigencia de ese movimiento-partido sea electa mediante el método de encuesta. Así lo propuso y Yeidckol Polevnsky, actual cabeza de Morena, dispuso que así sea. Y aunque trascendió que no a todos los aspirantes y militantes les satisface la decisión, parece que esa salida les ajusta mejor que si se hiciera una consulta a mano alzada. Martí Batres y López Obrador, primero y segundo presidentes, fueron elegidos en votación.

 

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Noticias Populares