¿De qué se está muriendo México? En serio… ¿Vive México?

Por Julia Salinas Dücker

¡Viva México! Cuántas veces no gritaremos eso a lo largo de este mes…Refiriéndonos a los buenos deseos de salud, prosperidad y progreso para nuestro país y todos los que lo habitamos… Pero cuando nos ponemos a ver nuestras acciones del día a día, lejos estamos de alcanzar esa vida próspera y salud que anhelamos.

Revisando los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), nos damos cuenta de que las principales causas de mortalidad en adultos, tanto hombres como mujeres son: Diabetes Mellitus y enfermedades cardiovasculares relacionadas. Es decir, infartos, eventos vasculares cerebrales, hiperlipidemias y demás enfermedades que se escuchan día a día en todos los medios de comunicación masiva. Sin embargo, ninguna de las estrategias gubernamentales para “combatirlas” está funcionando de manera eficiente y ¿saben por qué? Porque el compromiso de atacarlas empieza desde nuestra propia casa, en la manera como empezamos y terminamos el día o como acostumbramos a convivir con nuestros seres queridos, la forma de educar a nuestros hijos y el ejemplo que damos en casa, oficina, escuela, etc. Como nos parece tedioso comprar nuestros alimentos frescos, preferimos gastar más comiendo en cualquier puestito o restaurante; se nos hace más fácil comprar una bolsa de frituras empaquetadas y un refresco en lugar de un vaso de agua y una manzana. Lamentablemente decidimos que el transporte público nos baje en la esquina que queremos o utilizamos el coche para para movernos lo menos posible. Nuestros fines de semana los dedicamos a estar en un centro comercial y no en un parque. Tampoco exigimos a nuestro gobierno un etiquetado claro y entendible de productos empaquetados para tener el conocimiento de lo que comemos y así les podría seguir poniendo ejemplos. En resumen, nuestro México, se está muriendo… Tristemente de causas que podemos prevenir todos los días.

Todos esperamos “vivir muchos años”, pero cada día las estadísticas nos demuestran lo contrario. Es tristísimo ver la enorme cantidad de niños y niñas con sobrepeso y obesidad que presentarán estas enfermedades mucho más temprano que sus padres y que tendrán una menor calidad y expectativa de vida. ¿Eso es lo que realmente queremos? Hay que empezar a actuar, poner manos a la obra y darle a este asunto la gravedad y seriedad que merece. Estamos a tiempo de hacer un cambio, debemos dejar la flojera, la desidia y salir de nuestra zona de confort, regresar a nuestras raíces, a nuestros nopalitos, maíz, frijoles, quelites, frutas y verduras de cosecha mexicana. Debemos salir a caminar y usar la bici (eso incluye exigir seguridad e iluminación en nuestras calles), es necesario aprender a comer bien y celebrar o disfrutar sin excesos. Por encima de todo hay que ser ejemplo viviente de lo que realmente queremos y que sean nuestros niños en unos años.

Vienen fechas complicadas: las fiestas patrias, el día de muertos, las cenas de fin de año, los tamales y demás. No se puede tapar el sol con un dedo, pero hay que empezar a cambiar hábitos poco a poco, de manera convencida y de uno por uno. Para que no se haga complicado y que en familia logremos darle un giro a las estadísticas, para que ¡ Viva México de verdad!.

¡Felices Fiestas! Los leo en mis redes. 

Julia Salinas Dücker es médico especialista en Nutrición Clínica.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Noticias Populares