Homeopatía, un estudio en el efecto placebo

Por: Ricardo Sarraf

Se estima que el mercado de la homeopatía va a crecer con unos 17 mil millones de dólares aproximadamente para el 2024, la homeopatía sin duda es el método de medicina alternativa más popular en el mundo. En años recientes, esta medicina alternativa ha recibido críticas por parte de la comunidad médica por ser una pseudo-ciencia. Sus críticos la caracterizan como una estafa psicológica, un método de cura que depende al 100% de el efecto placebo.

Christian Friedrich Samuel Hahnemann, un médico alemán estaba insatisfecho con el estado de la medicina en su tiempo, y particularmente se opuso a prácticas “brutalistas” como la sangría. Afirmó que la medicina que le habían enseñado a practicar a veces le hacía más daño que bien al paciente, y siguiendo esa lógica fue que fundó la homeopatía.

¿Como funciona?

Una creencia básica detrás de la homeopatía es una sustancia que provoca síntomas en una persona sana puede, en una dosis muy pequeña, tratar una enfermedad con síntomas similares. Funcionando como una activación de las defensas naturales del cuerpo. Esto con el propósito de que el cuerpo cure la enfermedad en vez de que una droga foránea al cuerpo lo haga por ti.

Diluida en agua o alcohol 1 parte de medicina a x cantidad de agua o alcohol, esta medicina comúnmente se administra en forma de gotas o chochos de azúcar. Bajo el principio de “potenciación”, los remedios homeopáticos se diluyen en diversos grados. Una potencia de 6X significa que hay una parte del ingrediente activo en un millón de partes de agua azucarada; a 6c hay una parte por diez billones de agua azucarada.

A pesar de contener una cantidad de ingredientes activos mensurables en átomos, esta medicina funciona para muchos. La mente puede ser una poderosa herramienta de curación cuando se le da la oportunidad.

La idea de que el cerebro puede convencer al cuerpo de un tratamiento falso es real, el llamado efecto placebo. Funcionando como un animador psicológico, el medicamento homeopático en efecto nos ayuda a curarnos a nosotros mismos, pero no de la manera en la que muchos creen.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.