Apocalipsis en Bahamas por el huracán Dorian

Suena fuerte el título, pero ciertamente para los habitantes en dos de las islas de las Bahamas: Ábaco y Grand Bahama, resulta muy preciso. El huracán Dorian inició, como muchos otros, siendo una perturbación en la atmósfera saliendo de Africa hacia el Atlántico en dirección hacia América. 

Le tomó algunos días alcanzar la longitud 47oW mientras se organizaba, momento en el que adquirió la proverbial circulación cerrada (24 de agosto). Que lo caracterizó ya como un ciclón tropical formal, brevemente como Depresión Tropical 5, intensificándose a tormenta tropical Dorian casi de inmediato.

Avanzó los 1200 km que lo separaban de las islas de barlovento (viento arriba) del Caribe como un sistema compacto y relativamente débil. Ahí afectó modestamente a Barbados, Santa Lucía, y en menor magnitud a Martinique y St. Vincent/Grenadines, iniciando un suave recurve hacia las islas del borde Norte del Caribe; amenazando momentáneamente a Puerto Rico y Santo Domingo, pero en último momento viró ligeramente de su trayectoria pronosticada y pasó sobre las Islas Vírgenes (28ago). 

Con intensidad incrementada a huracán, aunque todavía de extensión limitada, dirigiéndose hacia Bahamas y posteriormente Florida. Al alcanzar sus vientos peligrosos a la isla de Ábaco (Bahamas, el 01 de septiembre) tenía ya una intensidad de huracán categoría 4 con vientos máximos sostenidos de 240 km/h. Aunque pasó ligeramente al Norte de esta isla, los daños resultaron masivos y seguía intensificándose. Solo horas después, antes de incidir sobre la isla de Gran Bahama alcanzó la categoría 5 con vientos máximos sostenidos de 260 km/h. 

La máxima intensidad la alcanzó el mismo día a las 17:00 horas con increíbles velocidades máximas sostenidas de 295 km/h, empatando en el 5o lugar de los huracanes o tifones más intensos desde 1980. Grand Bahama no tuvo tanta suerte como Ábaco y recibió la incidencia directa de este gran huracán. Por si esto fuera poco, permaneció cuasi-estático sobre la isla y apenas a su Norte durante cerca de 48 horas. Para dimensionar lo que esto significa, pensemos que vientos de 295 km/h corresponden a aquellos de un tornado F3. 

Imagine solamente lo que es que la isla completa permaneciera en vientos de un tornado F3, pero no solo unos cuantos segundos como ocurre con los tornados, sino cerca de 48 horas consecutivas. La devastación escapa a nuestra imaginación. La imagen de la isla es como la de una zona devastada por una bomba atómica. Además de los vientos, se estima que precipitaron 750 mm de lluvia y que la marea de tormenta incrementó en unos ocho metros el nivel del mar (la mayor parte de la isla se encuentra bajo la cota de cinco metros sobre el nivel medio del mar). Por supuesto que, al día de redactar esta columna, el estimado oficial de siete muertes, resultará una subestimación grosera de la cruda realidad.

¿Por qué se detuvo Dorian sobre Grand Bahama? Pues resulta que el vórtice de un huracán, a pesar de su relativo gran tamaño, es como el remolino que deja un remo al pasar por el agua y es simplemente arrastrado por la corriente atmosférica de gran escala (o la corriente del río) en la que está embebido. Al acercarse a Grand Bahama, Dorian tenía un centro de alta presión hacia su noreste y una cuña de bajar presión sobre Florida. 

Sus posiciones relativas en dicho momento, al debilitarse la alta presión que lo guiaba hacia el Oeste, lo dejó en una zona de indefinición donde la corriente guiadora resultaba casi nula. Por lo que no era arrastrado hacia ningún lado, pero sí, se mantuvo alimentado de energía de las aguas tibias y poco profundas tradicionales en las Bahamas en esta época del año. 

Para el 3 de septiembre empezó a moverse sobre la corriente ascendente entre estos dos sistemas meteorológicos de gran escala, viajando diagonal hacia las costas de Florida, Georgia y Carolina del Sur; ensanchándose el área cubierta por vientos de huracán y tormenta tropical, aunque debilitándose en cuanto a sus vientos máximos sostenidos. Al cierre de esta columna (4 de septiembre) se encontraba ya frente a la frontera entre Florida y Georgia, sobre el mar, como un huracán categoría”.

Gran tragedia la que ha ocurrido a los pobladores de éstas dos islas de las Bahamas requerirán de mucha ayuda internacional. Pero, al menos, la pesadilla ha ya pasado, la recuperación tomará años.

@ciclotrop 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.