Si la policía busca refugio en cuarteles, ¿qué hará la gente?

Laredo, Texas.- El ensordecedor ruido de las balas que intercambian policías y delincuentes en Nuevo Laredo, Tamaulipas es percibido en algunas zonas al norte del Río Bravo y los perros no paran de ladrar. La violencia en Tamaulipas sin duda se recrudece y en medio de todo, el ciudadano común, es el que sufre ante la incapacidad de las policías estatales lideradas por un Gobernador que prometió la paz en 18 meses.

Las corporaciones policiacas de Tamaulipas están “comprometidas” —dirían los gringos—; muchos agentes han sido detenidos por robo, extorsión, secuestro y hasta asesinato de sus propios superiores y otros delitos. El Gobernador habría dicho antes de tomar posesión que sus policías serían entrenados en Academias de los Estados Unidos, justo para que fueran confiables. Mientras Francisco García Cabeza de Vaca culpa a la federación de falta de apoyo y la consecuente violencia, los hechos lo desmienten. Al verse en inminente peligro, sus policías se refugian en cuarteles militares.

La noche del martes 27 muchos texanos que habitan en el sur de Laredo la pasaron en vela y no por gusto sino por el ruido de las balas en el lado mexicano. Un día antes, el lunes, grupos criminales habrían agredido a policías estatales y en respuesta abatieron a siete de ellos, uno sería un ciudadano americano menor de edad cuyo impacto de arma larga le decapitó. ¿Qué hace un menor de edad norteamericano con armas de alto calibre disparando contra policías? Horas después, los asustados policías pedirían refugio en el cuartel militar de Nuevo Laredo. Videos logrados por los vecinos muestran el intercambio de disparos y como vehículos castrenses salen del lugar a toda velocidad. Los militares buscaron a los sujetos en la zona hasta que los localizaron en una colonia llamada abatiendo a varios, entre ellos un líder de sicarios.

No solo los policías de Tamaulipas están buscando refugio en los cuarteles militares, el público en general también comenzó a llegar a los cuarteles para refugiarse de la violencia que, de acuerdo a lo prometido por Gobernador García Cabeza de Vaca, debió terminar en Abril de 2018 ¡hace justo 18 meses! 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.