Perfil psicológico del maltratador de animales

Cada día, las redes sociales y otros medios de comunicación, nos informan cada vez más de animales quemados, cegados, ahorcados, enterrados vivos, mutilados o incluso pintados por diversión o como reacción al aburrimiento.

Estas torturas esconden el deseo, de sujetos psicológica y socialmente débiles de mostrarse grandes, fuertes y valientes. Así que identifican y violentan a alguien más vulnerable y frágil, para no sentirse los últimos de la cadena.

  • Psicólogos afirman que los sujetos con antecedentes de maltrato animal son cinco veces más propensos a cometer violencia intrafamiliarLas razones por las que un niño llega a maltratar a un animal pueden ser la falta de empatía; por haber sido víctima de abusos, maltratos o abandono; la falta de una educación adecuada, dirigida a reconocer el animal como un ser vivo, aunque diferente; o, finalmente, la emulación de los gestos violentos cometidos por los padres hacia él o hacia el animal.

La familia es el lugar principal donde el ser humano crece y aprende los comportamientos, las emociones, los sentimientos y los rasgos que caracterizarán su personalidad. Si dentro del hogar abusar de otros es visto como algo normal, con toda probabilidad esta actitud será emulada por el niño.

Para superarlo, es de vital importancia fomentar la educación, en ámbito familiar y escolar, al respeto del ser vivo y que la crueldad hacia los animales, desde el punto de vista psicológico y jurídico, se compare con la crueldad hacia las personas y no con la violencia contra la propiedad o las normas.

El respeto de los animales es esencial para la formación de los conceptos de empatía, altruismo y aceptación.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Noticias Populares