Para entender mejor: CBD

Por Ricardo Sarraf

Últimamente el CBD se ha convertido en uno de los miles de productos sanos, orgánicos y sustentables que siguen las tendencias de nutrición y medicina alternativa. Muchos hemos oído de los increíbles beneficios de esta sustancia y los posibles usos que puede tener para tratar dolor y enfermedades crónicas. En este artículo se explicará un poco sobre que es, como se usa y para que sirve esta emergente sustancia.

Las plantas de marihuana contienen más de 140 compuestos conocidos como cannabinoides. Los compuestos con más concentración son THC (tetrahidrocannabinol) y CBD (cannabidiol). El THC es considerado por muchos como dañino para la salud porque afecta el sistema nervioso y es la sustancia encargada del efecto de intoxicación que caracteriza a la marihuana. El CBD es completamente opuesto al THC; no es psicoactivo y puede ser valioso al ofrecer diversos beneficios para la salud. En los últimos años el CBD se ha utilizado cada vez más debido a los beneficios que las personas experimentan.

Varios estudios recientes han mostraron que el CBD ayuda contra las crisis epilépticas, especialmente en pacientes jóvenes. De acuerdo a estudios realizados por la Universidad Harvard se ha demostrado efectividad en el tratamiento de algunos de los síndromes de epilepsia infantil más crueles como el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut (LGS). Generalmente, dichos síndromes no responden a medicamentos anticonvulsivos. En efecto, la mayoría de la atención que ha recibido el CBD se debe a su habilidad para combatir convulsiones en pacientes jóvenes que sufren de epilepsia. Se ha demostrando la legitimidad de esta, la FDA aprobó el primer medicamento derivado del cannabis para estas afecciones: Epidiolex, que contiene CBD, entre otras sustancias.

También parece ayudar contra las náuseas y posiblemente con la artritis reumatoide.  La evidencia científica aún no es concluyente para todas las aplicaciones y realmente todavía faltan muchos estudios al respecto. Sin embargo, la evidencia anecdótica muestra que el aceite de cannabis o de cáñamo con CBD puede tener beneficios para innumerables enfermedades, síntomas y quejas. El CBD también ha mostrado promesa en el tratamiento del dolor crónico. Un estudio del European Journal of Pain comprobó, utilizando animales, que el CBD aplicado en la piel podría en algunos pacientes ayudar a reducir el dolor y la inflamación debido a la artritis.

La creciente necesidad y mercado legitimo e ilegítimo a nivel mundial de marihuana ha permitido la creación de innumerables productos derivados del o con CBD. Dentro de los métodos de administración más populares se encuentran los aceites, las cremas de piel, los comestibles, las gomitas y los dulces… Como olvidar una variedad de marihuana sin THC desarrollada por monjas en California. También existen vaporizadores de CBD, sales de baño inficionadas con CBD y bebidas enlatadas con CBD.

Aún existen miedos legítimos hacia él CBD, pero esperemos que con el paso del tiempo y con más estudios nuestra percepción sobre esta prometedora sustancia se vuelva cada vez más clara.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares