¡Histórico! Amparo para la cocaína

Desde el año 2011 México Unido Contra la Delincuencia (MUCD) tomó la decisión de desarrollar una estrategia legal con la finalidad de buscar “terminar la guerra contra las drogas”. El objetivo es la autorización de la posesión, transporte, empleo y uso de cocaína; pero prohibiendo comercializar con la misma. Es la primera vez en el mundo que se conceden amparos de este tipo. Como antecedente, dos personas (que decidieron permanecer de forma anónima) solicitaron a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) los permisos para consumir cocaína de forma lúdica, pero esta petición fue rechazada. Ante el rechazo de la solicitud acudieron al MUCD y este se presentó ante un juzgado y el juez Víctor Octavio Luna Escobedo. Por lo que el día 31 de mayo de 2019 otorgó el amparo a las dos personas solicitantes. Los dos consumidores no podrán: conducir, consumirla en lugares públicos, consumirla frente de menores de edad, inducir a otra persona a consumirla. El consumo estará limitada a 500 miligramos diarios.

La cocaína es un alcaloide tropano cristalino y fuerte estimulante utilizado sobre todo como droga recreativa. Se consume a través de la inhalación, insuflación o directamente inyectada en las venas. La cocaína es adictiva y es muy riesgosa, ya que puedes sufrir dependencia.

El Despacho de la Comisión Nacional contra las Adicciones de la Secretaría de Salud proporcionó los efectos y consecuencias dividiéndolo en dosis bajas, dosis altas y efectos crónicos:

Dosis bajas:

  • Mejoría del estado de ánimo
  • Aumento de energía y reducción de la fatiga
  • Mayor rendimiento muscular
  • Disminución del apetito
  • Deseo de hablar
  • Aumento transitorio de la autoestima
  • Enojo y agresión verbal
  • Incremento de la presión arterial
  • Aumento de la frecuencia cardiaca
  • Dilatación de las pupilas
  • Vasoconstricción periférica (estrechamiento de los vasos sanguíneos que toman lenta la circulación de la sangre)

Dosis altas:

  • Agitación extrema
  • Ansiedad intensa
  • Confusión
  • Insomnio
  • Temblores
  • Irritabilidad
  • Contracciones musculares involuntarias
  • Conducta violenta
  • Inconsistencia de ideas
  • Paranoia
  • En casos extremos: delirios, alucinaciones y muerte
  • Pánico

Efectos crónicos:

  • Pérdida de peso
  • Disminución crónica del apetito
  • Patrones irregulares de sueño
  • Deterioro de la memoria
  • Problemas de concentración
  • Microembolias cerebrales (tipo de infarto cerebral a pequeña escala)
  • Irritabilidad y cambios repentinos de humor
  • Paranoia
  • Reducción en la capacidad de experimentar placer y gusto por las actividades que antes del consumo se disfrutaban
  • Arritmias cardiacas (cambios en la frecuencia cardiaca que puede resultar en su aumento o disminución)
  • Hipertrofia cardiaca (crecimiento del corazón)
  • Aumento en la incidencia de aterosclerosis (depósito de sustancias grasas en el interior de las arterias)
  • Dependencia

MUCD puntualiza que estos amparos NO legalizan la sustancia, así mismo no se pueden hacer válidos hasta ser confirmados por un Tribunal Colegiado. “Llevamos años trabajando por un México más seguro, justo y en paz, y con este caso insistimos en la necesidad de dejar de criminalizar a usuarios de otras drogas que no son la marihuana y diseñar mejores políticas públicas que exponen todas las opciones disponibles, incluida la regulación” dijo Lisa Sánchez, directora de la organización.

¿Será esta una alternativa adecuada para frenar al crimen organizado? ¿Estados Unidos lo aprobará? ¿México está listo para permitir el uso de una droga como esta, que ha generado millones de pesos y miles de muertes?

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares