¿Cómo evitar que el refresco dañe tus dientes?

Probablemente has escuchado que los refrescos dañan los dientes, pero, ¿cómo evitarlo?

Sí, los refrescos dañan tus dientes. Tomar bebidas carbonatadas es una de las peores cosas que puedes hacer por tu salud dental. La razón es debido a que la carbonatación que hace que tu bebida sea burbujeante, también la hace realmente ácida.

Además muchas de éstas bebidas contienen ácido cítrico, lo que les da un rico sabor, pero destruye los dientes.

Se trata de un doble golpe con las sodas, debido a que su bajo pH ataca el esmalte, mientras que el azúcar alimenta a las bacterias que producen la caries. Los refrescos dietéticos tampoco te libran del problema, debido a que principalmente es la acidez de la bebida la que daña tu dentadura.

¿Cómo minimizar los daños?

Evita los refrescos de cola y la soda de naranja. Ya sea de dieta, regular o saborizado, la cola es el sabor más acido, y la naranja el que contiene mayor concentración de azúcar.

Utiliza un popote. Tomar a través de una pajilla reduce el contacto entre tus dientes y la bebida.

Bébela cuando ingieras alimentos. La comida ayuda a regular el pH de tu cuerpo, limitando el ataque de acidez en tus dientes.

Enjuaga tu boca después de tomarla. Esto te ayudará neutralizar el pH y reducir los niveles de azúcar. También puedes consumir algún lácteo después, ya que estos productos ayudan a remineralizar el esmalte dental.

No cepilles tus dientes tras ingerir soda.  Puede sonar como una buena idea, pero en realidad empeora la situación debido a que la acción mecánica del cepillado erosiona el esmalte debilitado. Deja pasar al menos media hora antes de tomar el cepillo de dientes.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.