Mil ballenas han muerto durante 2019

Varias ballenas grises del océano Pacífico han estado apareciendo muertas en las costas de América del Norte. Ahora, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) ha registrado hasta 182 ballenas, pero esta es sólo la punta del iceberg.

Esta puede parecer una cifra relativamente pequeña para una especie que ha estado ganando en reproducción, pero el número real de muertes asciende a miles. Las ballenas muertas que son avistadas por marineros o encontradas en tierra sólo representan aproximadamente el 10% del total de muertes, el otro 90% de las ballenas simplemente se hunden en el océano cuando mueren. 

NOAA está investigando esto como un “evento de mortalidad inusual”, y hasta ahora, la causa de las muertes no es concluyente. Existen varias teorías que se basan en una combinación de falta de alimentos, cambio climático e impactos con barcos.

La ballena gris migra desde el Ártico a Baja California en México durante el invierno antes de volver al norte en verano.

Antes de su viaje al sur, las ballenas grises se alimentan de insectos marinos en el fondo del océano en lo que se conoce como la zona bentónica. Consumen alrededor de una tonelada de este alimento por día hasta que ingieren lo suficiente como para viajar a México. Una vez allí, vuelven a comer. 

Los exámenes realizados a las ballenas encontradas en el área de la Bahía de San Francisco, este año, revelaron que la mitad de 12 especímenes grises muertos, perecieron por inanición. 

Una teoría sugiere que las ballenas están muriendo a causa del derretimiento del hielo marino en el Ártico. Las temperatuas del óceano en el Círculo Polar Artíco reducen el área del hielo en el estrecho de Bering. Las temperaturas ascienden y se vuelven más cálidas y la retirada de las capas de hielo, dañan los hábitats bentónicos que, como dijimos es donde está el alimento de los ballenas grises. 

Lo más terrible es que si el alimento de las ballenas está en peligro por el cambio climático, los investigadores encuentran natural que sigan apareciendo más ballenas varadas durante sus próximas migraciones. 

Los barcos siguen siendo, la mayor amenaza para estos mamíferos marinos. A diferencia de las orcas o los narvales, las ballenas grises no usan ecolocalización, por lo que son incapaces de darse cuenta si un navío está en su camino, por lo que muchas veces chocan con ellos. 

Estas colisiones suelen ocurrir cuando el tráfico de barcos que sale de bahías y puertos coincide con el tráfico de las ballenas. Debido a que estas ballenas luchan por alimentarse, pueden estar nadando cerca de la costa en busca de alimento. Eso las pone en mayor riesgo de encontrarse con humanos.

Sin embargo, estas son meramente teorías, pero si lo consideramos un momento, el ser humano tiene una participación, de una u otra manera, en toda esta debacle. Los científicos, seguirán investigando para conocer las causas de la muerte de las ballenas grises.

 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.