Tecnologías móviles y el arte de vivir; parte II y última

En la entrega anterior reflexionamos acerca de algunas respuestas dadas por estudiantes de posgrado con relación a la idea de innovación en teléfonos celulares, toca el turno para reflexionar sobre el punto 3. Memoria; almacenamiento y 4. “Largo aliento”.

La memoria en las culturas orales, representaba un fenómeno muy importante no sólo desde el “recordar” lo que se contaba, sino en dos ideas: 1. La interconexión entre; cerebro, conocimiento y oralidad y 2. Vincular un pasado, con un presente y las posibles orientaciones hacia el futuro. 

El primer aspecto suponía el arte fundamental de la oratoria y de la discusión pública, sobre todo realizada en las ágoras, estos recintos tenían la cualidad de que podían ser cajas de resonancia no sólo para resaltar la voz, sino la capacidad de confrontar los puntos de vista. 

En ese nivel el arte de la vida, suponía la agitación cerebral para conversar intensamente y luchar por lo que se creía, es decir, confrontaciones directas con el riesgo incluso de ser vetado o perder la vida, en otras palabras, una sociedad de elocuencia y de efervecencia pública para la disputa entre ideológica. 

El segundo aspecto, mostraba un tipo de aprendizaje; el de entender cómo era el antes e irse abriendo brechas para corregir ciertos desfortunios y dirigir el timón hacia mejores puertos.

Por supuesto, esto mi implicaba no tener rachas de tempestad social o cultural, sino enfrentamientos directos para que las cosas no volvieran a caer en mal augurio. Si nos damos cuenta, sea uno u otro, la cuestión de la memoria, estaba estrechamente relacionada con la formación de una conciencia y un lenguaje construidos –no mecánicamente– desde lo otro, desde lo social, desde lo familiar o lo extraño, pero era al final de cuentas era una referencia a los conflictos de la vida.

Con la cuestión de convertirse la memoria en almacenamiento, se entroniza una noción técnica y “limpia” de una fuerza personal y social muy importante: 

1. Técnica; desde el punto de vista de crear software que posibilite incrementar datos para guardarlos y usarlos cuando se quiera y resolver problemas o necesidades inmediatas de trabajo, comunicación o entretenimiento y 2. Limpio; en cuanto a neutralidad valorativa, es decir, la memoria, ya no es un asunto de olvidos, pasiones, discusiones u opciones políticos o culturales, se convierte en un sitio neutro e insensible del ser y hacer, el sueño perseguido se hace realidad. Somnolencia anhelada de una paz mental perpetua o una pesadilla de entumencimiento de nuestra corporeidad.

En cuanto a “larga duración”, se implicaba; periodos de disciplina, abstenimiento y vigilia de ciertas actividades, para que después de la espera o la paciencia, se colmara de beneficios y gratitudes, aquí la calma, se aplicaba en el cultivo de la amistad, del amor, del trabajo, de los derechos, del goce, la larga duración es una función erótica de la sorpresa. 

No obstante en este tipo de contestación, implica para los dispositivos móviles; otra opción instrumental; que dure para seguir trabajando o disfrutando (ya no se sabe si hay separación de estos elementos en esta sociedad), nuevamente de los productos, servicios o estrategias (otra vez los datos).

No hay aquí nada que cumpla el objetivo de los apegos, de los vínculos o de los compromisos. Sólo quizá, el aparato, es lo único con lo cual se tiene una cercanía y se trata de que sea eterna, todo puede desaparecer, pero lo único que sigue es la conexión con lo virtual, no importa que la gente no se toque, sino que aparezca de manera instantánea y se aleje. 

Así estas innovaciones, nunca implican ni reconocer la tragedia del sufrimiento o de comprender cómo por un momento prestar a una persona nuestro teléfono ante una emergencia. Decapitar la solidaridad, es observar como la humanidad, tiene los días contados ¿Lo queremos? 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.