Abogados voraces

McAllen, Texas.- Cada vez son más las voces que se unen a la propuesta de cerrar los Centros de Detención Migratoria en los Estados Unidos, por considerarlos lugares de graves violaciones a los más elementales derechos del ser humano. 

Quejas en contra por abuso sexual, maltrato, discriminación y otras presuntas violaciones llegan muy seguido a las cortes criminales de los Estados Unidos. Sin embargo, la mayor parte de estos casos no proceden. Las autoridades han detectado que las oficinas consulares no solo salvaguardan los derechos de los inmigrantes sino que animan a los extranjeros a entablar una demanda, según dos fuentes, una de ella es una inmigrante salvadoreña.

“El lugar estaba muy frío y todos estábamos temblando, eso es cierto, pero decir que el agente me tocó aquí arriba (dice tocándose los senos) eso no es verdad y ellos (de la oficina consular) querían sacar mentiras de mi boca”, dice Raquel Torres que pasó varios días en un centro de detención. A la Barra de Abogados han llegado quejas de que algunos abusan de su función y quieren ver delitos donde no los hay. 

Un alto funcionario consular mexicano en Brownsville, Texas, aconsejaba a sus ciudadanos demandar e incluso recomendaba a ciertos abogados y si el caso procedía, recibiría una porción de lo ganado. El simple hecho de que los grupos de inmigrantes están separados por malla ciclónica en los centros de procesamiento de la Patrulla Fronteriza es suficiente para decir que los inmigrantes son maltratados o abusados.

La crisis humanitaria del 2014 motivó a las autoridades migratorias a abrir nuevos centros de procesamiento, que, como su nombre lo dice, son para procesar a los inmigrantes y luego ponerlos bajo la custodia de ICE. Se supone que en esos lugares los extranjeros no deben permanecer más de 72 horas. Pero ¿qué hacer si no hay suficiente personal para procesarlos y si encima de ello los migrantes llegan por miles?

La realidad es que sin duda debe haber muchas irregularidades al interior de los Centros de Procesamiento, pero no tantas como políticos y grupos pro inmigrantes denuncian. 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.