Lago de lava en el Océano Antártico

Imágenes satelitales han confirmado la presencia de un lago de lava persistente, tan amplio como dos campos de fútbol, en el cráter del Monte Michael, un volcán activo ubicado en una isla remota en el océano Antártico.

Los lagos de lava son bastante raros de encontrar; de los mil quinientos volcanes terrestres potencialmente activos en la Tierra, sólo ocho cuentan con un lago de lava persistente.

El descubrimiento en Mount Michael en la isla Saunders, se realizó utilizando datos satelitales recopilados durante las últimas tres décadas.

En 2001, se reveló a través de estas imágenes, una anomalía geotérmica, pero no se comprobó la existencia de un lago de lava debido a la mala resolución de estas.

Las imágenes satelitales del 2003-2018, cuentan con mayor resolución, y las técnicas de procesamiento avanzadas, revelaron un lago de 90-215 metros de diámetro con lava fundida de 989-1279 °C presente durante todo este período.

Este lago de lava en las islas Sándwich del Sur es solo el octavo en ser identificado en todo el mundo por tener un lago de lava persistente.

La identificación del lago de lava ha mejorado nuestra comprensión de la actividad volcánica y el peligro en esta isla remota, y nos dice más sobre estas características raras, y finalmente, nos ha ayudado a desarrollar técnicas para monitorear volcanes desde el espacio.

Pocos lagos de lava perdurables son conocidos a nivel mundial como, por ejemplo: el Kīlauea, Hawái, el Volcán Villarrica en Chile y el Monte Erebus de la Antártida. 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.