Botanas veraniegas sin tanta culpa

Estamos en pleno verano y seguramente te quieres dar una escapada de la ciudad para disfrutar del sol y la arena, llevas un rato cuidándote y de vez en cuando sufriendo en el gimnasio sólo para esta semana en la playa… Pero la verdad es que tampoco se trata de no disfrutar ¿no? Además nunca faltan los amigos o familiares que llenan las hieleras con botanas y chatarra de todo tipo. ¿Y qué tal es llegar a la barra del buffet de hotel? O en la playa que pasan vendiendo de todo? Es aquí donde está el truco: tienes que cuidar qué vas comprar y comer.

Ahí les va parte del secreto: 

Evita las papas, galletas botaneras y ese tipo de carbohidratos muy salados. Pues sólo conseguirás privar a tu cuerpo de la hidratación que necesitas, entonces retienes líquidos, te hinchas y tu digestión se hará más lenta. Si tienes antojo de algo salado, mejor busca un plato con verduras como bastoncitos de zanahoria, pepino, apio o jícama acompañados de limón y chilito en polvo. Los vegetales son bajos en azúcar y ricos en antioxidantes, vitaminas y agua; convirtiéndolos en una excelente opción sin tantas calorías para llevar a la alberca.

Ahora, si tienes ganas de algo más sustancioso, puedes comer mariscos y pescado siempre y cuando estén frescos y limpios. Evita los que están fritos o contengan salsa cátsup, siempre serán mejores los asados o cocidos en limón como el aguachile. También puedes optar por cuadritos de queso blanco, ensaladas con atún, pollo o jamón e incluso algún sándwich o hamburguesa (si le quitas un pan mejor) y hazte de la vista gorda ante las pizzas, papas fritas y nachos…

Otra maravilla de nuestro país es que siempre podemos tener a la mano una gran variedad de frutas: desde una manzana, mango, hasta la sandía, melón o la piña (pero no colada). Consúmelas con todo y fibra y no sólo los jugos.

Y básico, si no quieres estar al segundo día de la vacación todo inflamado… Agua, agua y más agua, acuérdate que el calor nos deshidrata fácilmente y causa que nuestro cuerpo no metabolice correctamente lo que comemos. Además, el alcohol se “sube” más rápido causando peores “resacas”, así que modera el consumo de alcohol y calorías vacías (que ya será tema de la próxima semana). Siempre ten a la mano un vaso de agua simple o agua de coco natural, que está llena de minerales que ayudan a reponer todo lo que perdemos al sudar.

Recuerda que por más que sean vacaciones, debes mantener tu cuerpo activo. Aprovecha de esos momentos para salir a correr en la playa o renta una bicicleta por la tarde para descubrir nuevos lugares y apreciar el atardecer… Hacer ejercicio en vacaciones y en compañía puede ser más entretenido de lo que pensabas.

¡Feliz descanso! Los leo en mis redes.

Dra. Julia Salinas Dücker

Médico especialista en Nutrición

Tw: @juliasalinas

Facebook : Dra. Julia Salinas Dücker

Instagram : @antojodiabolico 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.