Hecatombe política contra el mentiroso y autócrata de Palacio Nacional

BLAS A. BUENDÍA

Reportero Free Lance

filtordedatospoliticos@gmail.com

Si no existieran las benditas redes sociales, todos los pueblos del mundo estarían tapados de los ojos ante el mutismo de la prensa convencional al no consignar las constantes transformaciones políticas que particularmente se registran en México.

El virulento recibimiento que fue objeto el Presidente de México a Chiapas, junto con su gobernador morenista, ha dejado estupefacta a toda la sociedad del país por los serios reclamos con que ha conducido al gobierno y su evidente entreguismo a la política neoliberal de Estados Unidos de Norteamérica.

¿Para qué necesita tener México un programa económico neoliberal, si desde Estados Unidos se marca la pauta que todos los regímenes de América Latina, pero sobre todo en México -que se ha convertido descaradamente en el traspatio de los gringos- de toda maneras se le debe obedecer ciegamente? La frase “¡Mentira!, ¡Mentira!, la misma porquería”, que le fue espetada en gira por Chiapas a López Obrador, es el contundente efecto y resultado conque el populista y autócrata Andrés Manuel inicia su hecatombe política como Jefe del Ejecutivo Federal.El hartazgo lo ha invadido y descubierto por aliarse a una, más que ficticia, complicidad que engloban a las Mafias del Poder, llámese de izquierda, centro o derecha, que aglutina al estiércol de la política mexicana y que hoy en día, es manipulada desde el Cartel de Palacio Nacional por un ineficiente presidente que le ha quedado grande la silla imperial, y que ante su impotencia se transforma en un peligroso oligarca.

La convulsión política de México ha ido de menos a más, los partidos políticos se han sumido en el silencio y la connivencia, la población ha manifestado su resentimiento en contra del hombrecillo que engañó a más de 30 millones de personas –traducidos a 30 millones de peje chairos traicionados- que sufragaron a su favor, y que como paga, la felonía presidencial los despojó del empleo impactando “el pan y la sal” en millones de mesas familiares. La población está ya cansada de López Obrador, en memos de lo que se pensaba.

Si bien es cierto que “México estaba mejor sin López Obrador”, en sí, y no solo a esos 30 millones de peje zombis, sino a todo el pueblo de México, quiérase o no, López Obrador es el Presidente de México, más no un Estadista de abolengo.

Un presidente de marras, un presidente que no ha tenido empacho de jugar con la ironía, la tristeza y el hambre, cuyo conglomerado humano se siente frustrado e impotente con sus “nuevos” gobernantes que inexplicablemente apoyan a miles de migrantes que han invadido territorio mexicano cuando se les debe considerar “enemigos invasores a la Patria”.

López Obrador con su rimbombante frase: ”Me Canso Ganso”, éste ahora “se hace pato”, y no resuelve nada, sino donde hace presencia, evidentemente convulsiona a las muchedumbres, las divide, redundando en la crispación, población que está en espera de un estallamiento y movimiento promovido por organizaciones políticas hasta llegar al desbordamiento social.

La hecatombe política contra el mentiroso y autócrata del huésped de Palacio Nacional -el usurpador ideológico juarista-, López Obrador ya está en la puerta…, que en lugar de que el Congreso de la Unión pudiera hacerle un “severo extrañamiento” al “Ciudadano Presidente” por la mala conducción de la Nación, será el propio pueblo que tome la justicia por sus manos, fuera de todo respeto a las leyes, ya que así lo ha dictado el autócrata en ciernes del palacete de La Corregidora y Plaza de la Constitución.

La cultura de la complicidad y la renuncia de Beatriz Pages

En este contexto, la sociopolítica y periodista Beatriz Pages, en su Tweet, decidió renunciar al tricolor, no sin antes en video-mensaje, lo acusó de ser un traidor a la Patria.

Sentenció: “#Editorial | El @PRI_Nacional decidió convertirse en una oposición silenciosa, inexistente y de brazos caídos ante un régimen que se ha dedicado a desmantelar el orden constitucional. No puedo permanecer en un partido que ha decidido ser testigo mudo de la destrucción de México”.

 

En su alocución, la ex diputada entonces priista, inicio diciendo: “Renuncio al PRI, por defender a México.

“Como resultado de un pacto de impunidad entre la pasada y la actual administración, el PRI decidió convertirse en una oposición silenciosa, inexistente y de brazos caídos ante un régimen que se ha dedicado a desmantelar el orden constitucional.

“Un partido que fue consecuencia de una revolución social, constructor de las instituciones fundamentales de la Nación, aceptó como consecuencia de una alianza inconfesable, permanecer callada e inmóvil, frente a la evidente instauración de una autocracia en el país.

“Para la sociedad resulta inexplicable y ofensiva la ausencia del PRI en un momento en que se atropellan todos los días, desde las ‘mañaneras’, los derechos individuales de los mexicanos, cuando la austeridad republicana se ha utilizado como pretexto para despedir arbitrariamente a miles de trabajadores, para dejar sin hospitales y medicamentos a los mexicanos más pobres, sin guarderías ni instancias infantiles, a niños y madres solteras.

“Ni una sola voz, tampoco para defender a la democracia y las libertades, para poner un alto a la difamación que se hace todos los días, a diestra y siniestra desde el púlpito presidencial.

“El PRI se vuelve tumba y tragedia al permitir complaciente que su proceso interno sea infiltrado por el gobierno. La cultura de la complicidad con el poder, ha llevado a las cúpulas del PRI aceptar que el presidente López Obrador imponga candidato en la dirigencia nacional cuando eso significa simple y sencillamente, convertirlo en ‘satélite’ de MORENA.

“…Cuando eso también convierte al Revolucionario Institucional en cómplice de un proyecto dictatorial que sigue el catecismo del chavismo y deja a los mexicanos en manos de un régimen que atropella a la ley.

“Permanecer en el PRI, significaría en este momento ser comparsa de algo que se parece cada vez más a una tiranía, de un proyecto que gobierna para sembrar odio y división. No. No puedo permanecer en un partido que ha decidido ser testigo mudo de la destrucción de México”, concluye Beatriz Pages.

De tal suerte y ante las vicisitudes, se acerca el fin del Presidente de México… que ha empobrecido a millones convirtiéndolos en los pobres de la esperanza muriendo de hambre en México. 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.