4T: Más dudas que soluciones

Por: Enrico Garibaldi/Pedro Hernández Muller

Las propuestas realizadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en materia de corrupción, mejores salarios a maestros y policías, y la aprobacíon de la Reforma Laboral con la que se busca acabar con la impunidad en sindicatos y meter a prisión a líderes espurios, parece que quedará en promesas incumplidas y buenos deseos.

La ciudadanía votó en julio pasado por el cambio, por acabar con las malas administraciones de gobiernos priístas, panistas y perredistas, sin embargo, la administración de López Obrador con su desgastado mensaje en las mañaneras, haciendo énfasis en el combate a la corrupción, el regreso del mandato al pueblo y la socorrida IV Transformación, ya no es tan creída como antes, pues en su equipo han comenzado a “pintar su raya”.

Basta recordar los señalamientos hechos por Alfonso Romo y Ricardo Benjamín Salinas Pliego en el extranjero, criticando las decisiones del titular del Ejecutivo federal; el dueño de TV Azteca expresó que el Presidente de México se equivocó al cancelar el nuevo aeropuerto de Texcoco con un valor de 13 mil millones de dólares y que promueve políticas que están condenadas al fracaso.

Por su parte, Romo Garza consideró que el Presidente ha tenido errores y aciertos, sobre todo tras la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), su relación con los empresarios se enfrió, refirió que “con ciertos grupos era duro, con el Grupo Monterrey era duro, era duro con algunos miembros del Consejo Mexicano, pero al final de la campaña nos sentamos, después de ese gran encontronazo, hubo una gran armonía, y después viene un distanciamiento por la decisión del aeropuerto. Y ahí sí se enfrió”.


En cuanto a la aprobación en el Congreso de la Unión para que se considerara como delitos graves a la corrupción, al robo de combustible –huachicoleo–, fraude electoral, ampliar la prisión oficiosa a tres ilícitos: uso de programas sociales con fines electorales, corrupción por enriquecimiento ilícito, y delitos en materia de robo de hidrocarburos, al parecer todo se ha detenido. En tanto, se eliminan los otros seis delitos que venían incluidos en la minuta del Senado y son: abuso o violencia sexual contra menores, feminicidio, robo a casa habitación, robo a transporte de carga, desaparición forzada y delitos en materia de armas de fuego y explosivos (como transporte o portación de armas).

En teoría, pareciera que se iba acabar la impunidad en lo referente a corrupción para gente como Rosario Robles Berlanga, Elba Esther Gordillo, los expresidentes Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón Hinojosa, Vicente Fox Quesada; además de otros como Emilio Lozoya Austin, Luis Videgaray, Gerardo Ruiz Esparza, por decir algunos, que siguen sin ser sometidos a todo el peso de la Ley, y se vislumbra que López Obrador, con su Fiscalía General de la República, poco pueda hacer, pues se señala que tiene algunos compromisos no oficiales por cumplir.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.