Sin estrategia para combatir a la delincuencia organizada en la capital

El legislador Víctor Hugo Lobo Román pidió al secretario de Seguridad Pública, Jesús Orta Martínez y a la procuradora General de Justica Ernestina Godoy Ramos, den a conocer al Congreso local “los resultados que en materia de seguridad pública se registraron durante el primer mes de vigilancia y patrullaje de la policía militar en las calles de la delegación Iztapalapa y Gustavo A. Madero”.

También les solicitó informar sobre los protocolos en materia de respeto a los derechos humanos que se siguen durante los patrullajes con las fuerza castrenses, las líneas generales de seguridad, alcances y estrategias, toda vez que los vecinos de la GAM no han percibido avances y por el contrario aseguran que en esa jurisdicción se registró  un ´”efecto cucaracha”, hacia colonias desprotegidas.

Explicó, la alcaldía de Gustavo A. Madero tiene cinco fronteras sumamente conflictivas, “la mayoría con municipios muy violentos del Estado de México como: Ecatepec, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Cuautitlán y Tultitlán, cada uno registra una vocación delictiva específica, que debe ser atendida con medidas especiales”.

“Es preocupante el desmedido crecimiento de la delincuencia en prácticamente todas las alcaldías, ya está la presencia de las autodefensas en Xochimilco, los cadáveres colgados en el puente de la concordia en Iztapalapa hace ya más de tres  años, la presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación en colonias de Gustavo A. Madero, son muestras claras de la ausencia de una estrategia de combate delictivo. A casi 6 meses de gobierno, no pueden seguir culpando a las administraciones  anteriores de las fallas de la ciudad”.

Apuntó, “se observa un clima de ingobernabilidad y la ciudadanía padece de psicosis colectiva por el crecimiento de delitos como cobro de piso, robo a vehículos, robo a transeúntes, robo a casas habitación y locales comerciales. Nadie está exento de sufrir un asalto en su casa, su auto, el transporte, su comercio o en la calle. Se queja de falta de apoyo de parte del gobierno local,  quien se mantiene omiso a los grandes problemas de su comunidad”.

Subrayó, “la formación de los soldados y marinos es muy distinta a la que se requiere para vigilar las calles de la ciudad. Desconocen la zona que resguardan, las costumbres de los moradores, los puntos naturales de reunión ciudadana, los corredores delictivos, los horarios de crisis, y las rutas de escape que suelen utilizar los delincuentes. Es decir un plan de inteligencia propia para cada región”.

Recalcó, “mandar al Ejército a vigilar las calles de la zona fronteriza con el Estado de México sin conocerla, sólo para hacer presencia, sin conocer la zona y sin saber que hacer es una medida desesperada que puede generar situaciones de abuso de poder y violaciones flagrantes a los derechos ciudadanos”.

Sostuvo, “haber enviado al Ejército a las calles sin un plan de acción, sin la coordinación táctica con otras dependencias e incluso con la ciudadanía a través de los comités ciudadanos, es una medida muy arriesgada que espero no sea sólo un  ardid mediático”.

Resaltó, “cuando hay inteligencia policial, coordinación y reuniones diarias de seguridad pública, sabes donde han  venta de drogas, robos a casas habitación, cobros de derecho de piso, rutas del transporte susceptibles de asaltos.  Cada región muestra características delictivas especiales”, de ahí la importancia de contar con una estrategia de seguridad y combate a los grupos criminales. 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.