Gris gestión de Sánchez Cordero en la Segob, como “el cangrejo”

A pesar de los grises resultados que ha dado la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero sigue siendo una de las funcionarias más cercanas al presidente Andrés Manuel López Obrador, quizás se haya enfocado más a temas de relumbrón en los medios como el combate al Huachicoleo, la creación de la Comisión de la Verdad para el caso Ayotzinapa, y otros.

Sánchez Cordero tiene una de las dependencias con más alto impacto en sus decisiones para el país, algunos temas que debería de poner especial atención es al de la seguridad, ya que pese a la creación y despliegue de la tan sonada Guardia Nacional para el combate eficaz e inmediato, a las bandas delictivas este no ha traído por el momento resultados de que hablar.

Estados como Jalisco, Guanajuato, Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán, Estado de México, Veracruz, e incluso la misma Ciudad de México, la ola de sangre y pólvora ha ido en aumento, la coordinación entre las corporaciones policiacas de los tres niveles de gobierno no ha tenido la debida atención, y ahí están los resultados que se han obtenido.

 El presidente Andrés López Obrador, en sus conferencias matutinas ha hablado del tema, prometiendo que esto se va atender, pero realmente esto no ha sucedido, el número de armas que se han ocupado en la comisión de delitos no ha podido ser conocido, se presumía hasta hace poco más de dos años que había más de 200 mil que estaban en todo el país, gran parte de ellas provienen de los Estados Unidos de Norteamérica, Asia y Sudamérica, teniendo como entrada el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán,    

Reciente estuvo presente en el país la Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet quien hizo mención especial al número de desapariciones en el país, algo así de 40 mil desaparecidos no era algo que tuviera así de claro, o de los 26 mil cuerpos sin identificar o de casi 10 mujeres asesinadas cada día.

Las cifras extraoficiales dicen que la administración de López Obrador ya rebasa la de Enrique Peña Nieto, aunque el argumenta que no todo es culpa del gobierno federal, sino que hay casos que se dieron en el ámbito de los estados, en pasados gobierno esto se decía pero él y su gente, nunca quisieron aceptar dicha mención.

Otro problema que no ha sido atendido con la seriedad que se debe por la encargada de la política interior del país, Olga Sánchez Cordero es la concerniente a la migración, las  estadísticas refieren que de los poco más de 400 mil personas que pasan por México cada año en busca de una vida mejor, 160.000 extranjeros acaban mal, y hasta 4 de 10 migrantes que van a México desaparecen:

En su incursión a México los migrantes centroamericanos sufren robos, extorsiones, torturas, asaltos por miembros del crimen organizado e incluso desaparecen sin dejar rastro. Las mujeres, además, corren el riesgo de caer víctimas de tráfico sexual, ahí hay casos en Chiapas, donde se encuentran inmiscuidas autoridades de los tres niveles de gobierno.

Estas son las estadísticas de las organizaciones Movimiento Migrante Mesoamericano, Sin Fronteras y Amnistía Internacional, el destino de 160 mil extranjeros queda desconocido.

En ese sentido, la directora de Sin Fronteras, Nancy Ortega, comentó al medio que “en lugar de velar por los derechos de la población migrante, se la secuestra y se la extorsiona”.

La mayoría de los que acaban perjudicados provienen del llamado Triángulo del Norte de Centroamérica y de acuerdo con los datos de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), compartidos con el citado portal, los casos de desapariciones son los más elevados entre los guatemaltecos y hondureños, seguidos de argentinos, brasileños, nicaragüenses, peruanos, ecuatorianos, costarricenses y los de Belice.

En su momento la encargada regional de comunicación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Francesca Fontanini, indicó que el Gobierno mexicano no logra presentar una estadística creíble y que a día de hoy no hay un censo exacto, pero se conocen casos de miles de desapariciones.

Esto sin tomar en cuenta que es poco lo que se ha hablado de las acciones que se contemplan en casos de desastres como el sismo de 2017 o las erupciones del Popocatépetl, e incluso se desconoce si se actualizó el plan de protección civil o se implementaron nuevas cosas.

Roberto Quass Weppen, titular del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), consideró que la  elaboración del Atlas mesoamericano de peligros y riesgos de desastres naturales para Centroamérica y Sur-Sureste de México tiene un avance de 70 por ciento, aunque año con año deberá ser revisado y actualizado, pues los pronósticos de posibles desastres son erráticos por el calentamiento global.

Los países adheridos al Proyecto de Integración y Desarrollo de Mesoamérica, y que están comprometidos a realizar atlas de riesgo para prevenir y atender contingencias por el cambio climático, son Belice, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y México. En el proyecto se han invertido 17.84 millones de dólares. Aunque lo mencionado no coincide en nada con lo expuesto por el funcionario federal. 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.