100 días atacando a la discapacidad

Tal parece que el señor López Obrador no tiene muy claro el concepto de “apoyo”, pues mientras que frente a una audiencia jura y promete velar por los derechos de las personas con discapacidad, por fuera les arrebata su derecho a la educación.

Los Centros de Atención para Personas con Discapacidad (CAED), son pequeñas escuelas que ofrecen a las personas con discapacidad, el poder concluir sus estudios de bachillerato general, en el cual no hay un tiempo establecido para concluir los estudios para que sus estudiantes puedan ir al paso de sus capacidades y acorde a sus habilidades, apoyados por asesores educativos, quienes no son reconocidos ante la SEP como docentes.

Todo esto suena muy bonito, sin embargo, los CAED son el sector menos cobijado por la SEP y por la Subsecretaría de Educación Media Superior, ya que, desde sus inicios, han tenido un sinfín de irregularidades en cuanto a presupuesto y el sueldo de sus asesores pues pasan meses para que estos reciban el pago de sus honorarios y solo lo consiguen mediante las movilizaciones apoyadas por los padres de familia y estudiantes de todos los CAED. Asimismo, fueron puestos en marcha sin un plan de estudios adaptado a los alumnos con discapacidad auditiva, motriz, visual, sicosocial e intelectual.

Hay alrededor de 300 CAED a lo largo de toda la República Mexicana los cuales no cuentan con el material necesario y básico para la impartición de sus clases las cuales van desde simples hojas de papel y plumones, hasta los libros en lenguaje braille.

Los asesores aseguran que ya hubo una reunión el mes de noviembre del año pasado con la “nueva administración”, en la cual nuevamente se exigió el pago de honorarios que no habían tenido desde el mes de octubre de 2018. En dicha reunión se acordó que se les pagaría en la primer quincena del mes de diciembre, con los extras que se les dan en ese mes; obtuvieron su pago hasta el 22 de enero de 2019.

Esto representa un problema pues los asesores al no recibir su sueldo y no contar con lo mínimo necesario para dar clase, renuncian. Y, ¿Cómo contratas a alguien más si no puedes otorgarle lo que por ley corresponde que es el pago justo de sus honorarios?

Esta acción se repitió el mes de enero, situación que alarmo a los asesores, quienes volvieron a reunirse con las autoridades correspondientes y se les aseguró que sus pagos ya se iban a regularizar, así como el presupuesto para la compra de material y libros especializados, cosa que no sucedió.

El día de ayer, asesores, padres de familia y mismos estudiantes, se manifestaron frente a Palacio Nacional para denunciar las condiciones en que laboran en estos centros, que están en riesgo de que desaparecer y exigir el pago de horarios a los asesores, el cual no ha efectuado desde el mes de enero, y la asignación de su presupuesto.

Por otro lado, los profesores también manifiestan un rezago tecnológico pues desde septiembre pasado a la fecha el sistema para inscribir a alumnos y solicitar exámenes no funciona.

Esta situación parece no tener fin pues la SEP se ha deslindado de los pagos de los honorarios ya que, alegan que debido a la forma de contratación de los maestros (por honorarios) esta situación del atraso en el pago de su sueldo seguirá pasando.

Y entonces, señor Obrador, ¿el apoyo a las personas con discapacidad se reduce a entrega de becas miserables mientras les quita el derecho a la salud, intentando cerrar o bajarle el presupuesto a la única clínica de salud mental en la Republica, y su derecho a la educación haciendo oídos sordos ante la denuncias que se han hecho durante su administración? 

Ya se siente la 4ta transformación. 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.