Institutos Electorales Estatales deben desaparecer: Ahorraremos dinero público

CORZO

La ley electoral establece algunas figuras de facultades exclusivas del Instituto Nacional Electoral como es el tema de la fiscalización de los gastos de los Partidos Políticos, contratación de tiempos de radio y televisión, la elección de y remoción de los consejeros y consejeras de los Organismos Públicos Locales, entre otras. Entre estas facultades podemos observar, que existen las de organizar comicios estatales, adicionales a las elecciones de presidente, senadores y diputados federales.

Esto parece insignificante, pero si analizamos a detalle, hoy que estamos en la austeridad republicana, y resulta que se erogan grandes cantidades de dinero del erario público para la subsistencia y funcionamiento del Instituto Nacional Electoral y adicionalmente, para los organismos electorales locales, los cuales, como en el caso de Puebla, han sido relevados por el INE para organizar la elección extraordinaria de Gobernador, ya que en el artículo 119, párrafo tercero, de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, autoriza que un Organismo Público Local pueda solicitar que el INE asuma la organización integral del proceso electoral correspondiente, además, la propia ley, le otorga facultades de asunción y atracción de asumir la realización de todas las actividades propias de la función electoral o de atraer a su conocimiento cualquier asunto de la competencia de los Organismos Públicos Locales, entonces, ¿por qué gastamos el dinero de los mexicanos en dos instancias de organización de comicios? Si al final todo se puede llevar hacer por medio del INE, y es que no existen competencias delimitadas, sino al final concurrentes, es una aberración, que, existiendo un órgano electoral en una entidad federativa, sea el Instituto Nacional Electoral quien a placer, pueda determinar la asunción a atracción de una elección de Gobernador, y no es el único caso, ya pasó en las elecciones extraordinarias del Estado de Colima en el año 2015.

Entonces, en conclusión, si nuestro presidente pretende ahorrar dinero, se debería trabajar en una reforma para que desaparezcan los OPLE’s, los cuales sólo representan un gasto extraordinario y excesivo en este mundo electoral, y de paso, que se les recorte el presupuesto a los Partidos Políticos, ya que como se ha mencionado de manera reiterada, se les otorga un financiamiento público muy alto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: