4 tecnologías que nos permitirían viajar por las estrellas

NATIOH

La película de Interestelar de Christopher Nolan nos hizo reflexionar acerca de la posibilidad de que algún día los humanos tengamos que abandonar la Tierra. Si algún día llegara esta realidad en nuestras vidas, la única opción sería transformarnos en una civilización espacial, para lo que necesitaríamos naves espaciales capaces de viajar más allá de nuestro sistema solar.

  1. Combustible para Cohetes

Después del Sol, la estrella más cercana a nuestro hogar se encuentra a 4.4 años luz: Alpha Centauri. Imaginando que nuestro destino sea esta estrella, tendríamos que diseñar una nave que nos llevara ahí en un tiempo razonable. Esto, sin embargo, ya es un gran problema. Un año luz es la distancia que le toma a la luz viajar durante un año, y son aproximadamente 9,600,000,000 km. La nave espacial más veloz que ha construido el humano fue el Apollo 10, con una capacidad de viajar cerca de los 40,000 km/hr. Esto significa que le tomaría alrededor de 120,000 años llegar a Alpha Centauri. Los transbordadores espaciales de hoy funcionan a base de combustible para cohetes, lo que hace que esta tecnología no sea viable para salir de nuestro vecindario galáctico.

  1. Fusión

Alguna vez te conté cómo funciona el sol. El sol funciona a base de energía de fusión, lo que significa que los átomos contenidos dentro del sol colisionan a velocidades tan altas unos con otros que terminan por fusionarse y liberar una gran cantidad de energía en el proceso. Si

utilizamos la famosa teoría de Einstein que postula que la masa se puede convertir en energía, utilizar energía de fusión nos alcanzaría para llegar a más o menos al 10% de la velocidad de la luz, es decir que nos tomaría 44 años llegar a Alpha Centauri. Sin embargo, todavía existen muchas dificultades

  1. Propulsión por colisión de antimateria

Cada partícula subatómica que conocemos tiene su contraparte en lo que se conoce como antimateria. Así, un protón está relacionado a un antiprotón y un electrón a un positrón. Cuando dos partículas contrarias se encuentran se aniquilan, lo que da paso a la liberación de una gran cantidad de energía. Unos 10g serían suficientes para llevarnos a Marte en apenas un mes, pero recolectar anti-materia es extremadamente costoso e ineficiente. Hasta ahora la única manera de producir antimateria es en un acelerador de partículas como el del CERN. Un acelerador de partículas necesita un espacio de alrededor de 100km para poder generar la suficiente energía, por lo que montarlo a bordo de una nave espacial está muy lejos de nuestra realidad. Sin embargo, si lográramos escalar esta tecnología, nos tomaría solo 4.5 años llegar a nuestro destino.

  1. Velas espaciales

Así como un barco se mueve en el mar por el poder del viento, también es posible “velear” en el espacio. El espacio está vacío, por lo que no hay aire, así que lo tendríamos que reemplazar por otra forma motriz. Una nave que llevara una vela muy parecida a un paracaídas gigante podría ser propulsado por ondas de radiofrecuencia. Imaginemos que ponemos una bolsa de plástico enfrente de un ventilador, pero la bolsa estaría hecha de algún material resistente a la temperatura, probablemente de zafiro, y el viento sería emitido por un láser súper poderoso en la luna radiando radiofrecuencias. Esta tecnología nos podría propulsar a hasta .4 la velocidad de la luz, lo que nos llevaría a Alpha Centauri en tan solo un par de años, pero el problema es que no tendríamos manera de frenar la vela cuando estemos llegando a nuestro destino.

Todas estas tecnologías están todavía muy lejos de nuestro alcance y requerirían un esfuerzo planetario para poderse lograr. Quizás si algún día estuviésemos al borde de la extinción humana estas tecnologías emergerían para salvarnos, pero de aquí a entonces no nos queda más que soñar con algún día colonizar nuestro sistema solar y la galaxia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: