Hábitos que dañan tu rutina matutina

Las decisiones que tomes en la mañana pueden ayudarte a ser exitoso y tomar decisiones saludables por el resto de tu día o sabotear tu bienestar general.

Descubre si estas cometiendo errores tempraneros que te dificultan la vida y como corregirlos.

  • Utilizar el botón “snooze”

Darte cuenta que tienes unos minutos más parece un regalo pero realmente estás alterando el ciclo del sueño de tu cuerpo. Esos minutos extra de sueño lejos de hacerte sentir más descansado te dejaran sintiéndote somnoliento y cansado.

Alteras tu ritmo circadiano, que básicamente es tu reloj interno que sigue un ciclo de 24 horas y le dice a tu cuerpo cuando dormir y despertar.

El sueño que obtienes en ese corto periodo entre alarma y alarma no es de buena calidad, por lo que puede resultar en desorientación y cansancio general. Dormir suficiente tiempo te ayuda a regular las hormonas que controlan el apetito y los antojos. Cuando no duermes bien se desajustan, lo que resulta en que tengas más hambre y que no se sientas satisfecho al comer.

Solución:

Levántate un poco más tarde. Tu mejor apuesta es colocar tu alarma un poco más tarde y saltarte el snooze.

  • Ver tu celular desde tu cama al despertar

Dormir con tu celular no sólo te altera a la hora de dormir, también puede tener repercusiones por la mañana. Pasar unos minutos mirando tu celular por la mañana revisando correos, viendo publicaciones en redes sociales, etc. puede causarte ansiedad y reducir tu habilidad para mantenerte concentrado en el día.

Solución:

En vez de usar los primeros momentos de tu día para ver Facebook, tomate 10 minutos para respirar y meditar. Estudios han comprobado que meditar regularmente puede reducir la ansiedad, mejorar la concentración y ayudarte a ser más positivo.

  • No desayunar y sólo beber café

Tomar café para bajar de peso y mantener tus niveles de energía al cien parecería una buena idea, pero en realidad podrás estar saboteando tus planes de bajar de peso, ya que puedes aumentar la producción de la hormona cortisol y puede resultar en grasa abdominal extra, un bajo funcionamiento de tu sistema inmunitario y alteraciones a la cognición.

Solución:

Una taza de café al despertar está bien, pero asegúrate de darle un poco de combustible a tu cuerpo. Un malteada de proteínas, una barrita nutritiva o incluso una pieza de pan tostado con mantequilla tienen pocas calorías, pero suficientes nutrientes para  mantenerte energizado y relajado bajo presión.

Fuente: Muy Interesante

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: