Los anasazi, un misterio paradigmático

Por: Allie Ann

La cultura anasazi plantea todas las interrogantes propias de las civilizaciones perdidas.

Antropólogos y arqueólogos no han sabido precisar el origen étnico de este pueblo que desapareció antes de la llegada de los europeos al continente americano, y la ausencia de escritura nos ha impedido conocer su verdadero nombre: el término anasazi procede del idioma navajo y puede traducirse por “los antiguos” o “antiguas gentes”.

Entre los siglos XI y XII de nuestra era, los anasazi desarrollaron una avanzada sociedad caracterizada por la construcción de ordenados poblados que albergaban a unas 50,000 personas, quienes vivían de la agricultura.

Sin embargo, a mediados del siglo XIII se produjo un desconocido acontecimiento dramático que alteró sus vidas, obligándolos a agruparse en ciudades defendidas por torres y murallas o escondidas en los cañones del río Colorado.

Esta emigración forzada y masiva marcó el inicio de una decadencia que se completó en apenas 50 años. Fue entonces cuando los anasazi abandonaron de manera precipitada sus hogares, dejando atrás sus posesiones como si esperaran regresar.

Las teorías que han intentado explicar su desaparición se han referido a sequías que provocaron la destrucción de las cosechas y la consiguiente hambruna, o el ataque de un pueblo hostil del que no se tienen noticias.

Pero los últimos hallazgos arqueológicos han revelado una inquietante realidad, al encontrarse evidencias de macabros banquetes caníbales: las víctimas fueron asesinadas durante rituales sangrientos y cocinadas en vasijas de barro antes de ser devoradas.

La clave puede estar en la interpretación de las siniestras imágenes antropomorfas que los anasazi pintaron en los abrigos rocosos de Barrier Canyon.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: