La piedra preciosa de Mesoamérica

Por: Allie Ann

Para los antiguos pobladores de América, las conchas y caracoles simbolizaron tanto el mundo acuático como la fertilidad y la regeneración de la vida. Se cree que hasta la Conquista Española, éstos fueron utilizados para la fabricación de objetos de ornato.

Las conchas fueron de gran estima para los habitantes de Mesoamérica debido a que provenían del agua, líquido vital en el desarrollo de la vida, y a su asociación con el mar le atribuían valores mágicos y sobrenaturales.

Para ellos era un material precioso, lo mismo que las piedras verdes, como el  jade y la turquesa, las plumas de aves exóticas o incluso el oro.

Las conchas también jugaron un papel importante en la religión y en la ideología de los habitantes del México antiguo, ya que generaron una gran industria productora de utensilios y ornamentos, cuyo control lo tuvieron las clases gobernantes como los reyes, sacerdotes y militares.

Debido su carácter espiritual, la concha aparece en la representación de los dioses, porque “le da al dios una connotación mágica y el objeto mismo, por ejemplo el pectoral de Quetzalcóatl, conocido como ‘Joyel del viento’, llegó a ser símbolo de la divinidad. Los atributos del dios pasaban al objeto y viceversa”.

Como parte de la religión, también se ha podido estudiar su utilización estrictamente ceremonial o votiva. Finalmente, también se le ha investigado, junto como otros bienes suntuarios, por su importante papel en el comercio de las sociedades antiguas mesoamericanas.

Trompeta de caracol. Periodo Posclásico tardío. Credito: Museo Amparo

Fuente: Muy Interesante

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.