Hay que afrontar los hechos: el tema de la gasolina en México tiene a todo el mundo vuelto loco y ya ni hablar de lo que está ocurriendo en los lugares donde la despachan. La situación está cada vez más fea con todo el alboroto que se está armando y, de pronto, la idea de tener un auto eléctrico ya no suena tan descabellada como antes.

Un auto eléctrico mexicano

Muchos deben preguntarse qué alternativa tienen en caso de no querer caminar, usar transporte público o bicicleta, por eso es que podríamos hablar brevemente de coches que funcionan 100% con energía eléctrica. Ya saben, sólo hacer mención de un dato curioso para que no parezca publicidad.

Zacua - Auto eléctrico mexicano

Sucede que, desde hace casi dos años, la marca mexicana Zacua inició su cruzada por producir vehículos eléctricos. Las cosas marchaban perfectamente en la zona Parque Industrial de Puebla 2000, entidad donde inauguraron su primera planta automotriz, hasta que tuvieron que reubicar sus instalaciones. Luego hubo un retraso en esta operación debido al sismo del 19 de septiembre y tuvieron que reanudar su trabajo hasta 2018.

 

Fue hasta el pasado mayo que por fin pudieron presentar sus primeros modelos al mercado. Durante esta demostración, el presidente de la compañía destacó que el primer auto eléctrico había nacido hace 18 años, debido a que tanto el gobierno como las empresas compartían el objetivo de reducir los niveles de contaminación.

Por varias razones, la idea de comprar coches de este tipo parecía poco conveniente por muy eco-friendly que fuera. El motivo principal era, por supuesto, la lana. Sin embargo, ahora las broncas con la gasolina podrían hacer que realmente sea considerado como una alternativa… al menos en un futuro no muy lejano.

¿Qué tan buenos son en comparación con un auto normal?

Esa es otra cuestión que no se ha abordado. Hasta ahora se sabe que son automóviles ligeros para ahorrar más energía; su velocidad máxima es de 85 km/h y sólo tienen capacidad para dos pasajeros. También es importante mencionar que estos vehículos requieren un tiempo de carga de ocho horas y que, además, tienen una autonomía por carga de 100% de 160 kilómetros. Esto significa que necesitarían cargarse aproximadamente cada tres días.

Por último, pero no menos importante, está el tema del dinero. Los dos modelos disponibles de Zacua cuestan poco más de 560 mil pesos, precio que no es accesible para todo el público. Este es, en nuestra opinión, el aspecto más importante a considerar a la hora de echarse para atrás cuando se piensa en hacerse de un auto eléctrico.

Es evidente que México todavía no está listo para dejar la gasolina atrás, pero es gracias a los avances en la tecnología que cada vez podamos contar con más alternativas. Tal vez no todos podamos conducir vehículos que funcionen totalmente con electricidad, pero es posible que las generaciones futuras puedan y las cosas mejoren un poco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.