Por: Allie Ann

Desde finales del siglo XX, Teotihuacán ha sido conocido como “el lugar donde los hombres se convierten en dioses” pero nuevos estudios ponen en duda el nombre de este complejo arqueológico.

Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dicen que después de estudiar pruebas epigráficos e iconográficos del Códice Xólotl, un documento del siglo XVI, se dieron cuenta que el nombre tiene mayor relación con la “Leyenda de los soles”; ésta relata la congregación de dioses creados en Teotihuacán.

Según Verónica Ortega, Edith Vergara, del INAH, y Enrique del Castillo, un investigador independiente, el vocablo significa “ahí se nombraba al Sol, al legítimo gobernante”.  Ambos exponen que el nombre de la ciudad se ubica dentro de la hierofanía solar, lo que quiere decir que el Sol está representado con un carácter sagrado, pero además tiene una connotación política. Según Ortega, la interpretación del lugar se vuelve de carácter religioso y político al mismo tiempo.

Además, los investigadores notaron en los documentos de estudio que las representaciones del nombre de Teotihuacán se muestran de distintas maneras. Eso podría indicar que fue escrito en distintas lenguas para que fuera entendido por hablantes de otros idiomas.

Por lo anterior es que los expertos no proponen un nombre único, pero sí uno que esté basado en el concepto de la pirámide y el resplandor solar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.