CRITICO

El combate al robo de combustible es un problema que ha atacado a nuestro país desde hace muchos años, sin embargo, fue durante el sexenio de Enrique Peña Nieto que este mal se incrementó en un porcentaje nunca antes visto, si bien, el “Hueachicoleo”, como se le conoce, ha tenido precedentes desde el sexenio de Vicente Fox en los últimos 3 años este mal ha tenido un auge preocupante.

Fue el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador quien decidió atacar este mal de raíz y tomar medidas fuertes para terminar con el mismo, al parecer sin importar los daños colaterales que esta lucha pueda conllevar, ni mucho menos las afectaciones e imagen que esta situación pueda tener con el exterior y como esto puede afectar la imagen y la confianza de los inversionistas para con nuestro país. ​

Desde hace algunas semanas el gobierno federal en conjunto con PEMEX decidió que la mejor forma de combatir el “Huachicoleo” era cerrar los ductos y ver en que zonas era donde había desabasto y donde no, para así poder constatar que zonas eran las que se consideraban como foco rojo del mismo.

El día llegó y se tomó la decisión de cerrar los ductos y para la gran sorpresa de todos y como obra de una de las casualidades mas desafortunadas, los primeros estados de la República Mexicana donde hubo desabasto de gasolina eran los estados donde MORENA no gobernaba, o bien, estados donde el gobierno estatal se había “rebelado” en contra del que parece ser el nuevo Partido Oficial (si, como en los mejores tiempos del PRI) como lo es Jalisco y se fue extendiendo hasta el punto que en la CDMX hay varias estaciones de servicio que se encuentran cerradas.

El titular del Poder Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, se limita a decir que todos los medios que atacan la acción y que hacen ver los daños colaterales de la misma son doble morales e incluso los tacha de “Reverendos Hipócritas”, mostrando así una falta de autocritica impresionante, donde al parecer si no estas aplaudiéndole, estas en su contra.

Desde este espacio, lo único que se le puede recomendar es que acepte las críticas, así como el y sus seguidores criticaron a los gobiernos anteriores, pues están haciendo todo lo que odiaban. Desde mi punto de vista y haciendo una analogía a una de mis películas favoritas, el gobierno de AMLO y la Cuarta Transformación no esta volando, sino más bien, esta cayendo con estilo (y un estilo bastante malo, por cierto).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.