3 (1).jpg

La niñez mexicana jamás había vivido en un país tan peligroso, en el que su seguridad está en juego, como sucedió en la última década. Como decían las abuelas: “uno como sea, ¿pero los niños?

Estamos peor que cuando estábamos mal, los recientes casos de homicidios de alto impacto ocurridos en la Alcaldía de Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, o como lo sucedido en el Municipio de Valle de Chalco en el Estado de México, son muestras de la descomposición social que se padece.

Hay que señalar que la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) presentó cifras terrible en torno los asesinatos de niños, niñas y jóvenes desde el 2007 al 2017, ya que se han se han acumulado 13,217 asesinatos contra esta población.

Además, hay que resaltar que en la era de las comunicaciones, cámaras de seguridad por todos lados, teléfonos móviles con cámaras y redes sociales, el número de menores desaparecidos es inconcebible.

Un total de 4,980 niñas, niños y adolescentes desaparecieron durante el último sexenio. De los menores no localizados 3 mil 67 son mujeres, afirmaron integrantes de las 63 organizaciones que conforman la Red.

Está claro, como dice REDIM que la fallida estrategia de seguridad que militarizó el país dejó un baño de sangre y miedo generalizado; además de que no acabó con los delitos, incluso se incrementaron.

Se registran altas tasas de homicidio, desapariciones, ejecuciones extrajudiciales y un contexto de violencia en todo el país, cuyo impacto mayor es en niñas, niños y adolescentes, asientan especialistas.

La corrupción generalizada en las instituciones públicas afectó el gasto social a favor de niñas niños y adolescentes; mientras que la comisión de delitos se incrementó en buena medida por la impunidad con la que se desenvolvieron los infractores de la ley, quienes reinaron ante la ausencia de una autoridad que hiciera valer la ley y la justicia.

Textualmente hay que decirlo: Niñas, niños y adolescentes son blanco de las ejecuciones extrajudiciales, así como homicidios terribles y a mansalva. Se ha observado también un incremento en la detención de adolescentes por delitos del orden federal. El Estado falló en brindar seguridad y un sano desarrollo a las nuevas generaciones. ¿Estamos a tiempo de enderezar el rumbo?

En Twitter @TXTUALes en Instagram @villasana10

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.