La carta que Virginia Woolf dejó antes de suicidarse

Por: Allie Ann

“La vida es sueño; el despertar es lo que nos mata”, Virginia Woolf.

Para muchos es símbolo de rebelión, para otros exponente del movimiento feminista y de la literatura moderna, pero para algunos más es simplemente una genio de la escritura.

Virginia Woolf era una mujer que hablaba sobre las dificultades de exponer sus ideas a través de la escritura en el tiempo que le tocó vivir, tal como lo expresa en su ensayo más famoso Una habitación propia (1929).

“Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción”, Virginia Woolf.

La autora de obras como La señora Dalloway (1925), Al faro (1927), Orlando (1928) y Las olas(1931) luchó casi toda su vida con su salud mental, pues fue diagnosticada con demencia y trastorno bipolar.

Durante su vida sufrió de crisis nerviosas y depresivas, de las cuales sentía que empeoraba y que no podía recuperarse. Su pensamiento, las crisis que vivía, su niñez entre libros, la muerte de su madre, la Primera y Segunda Guerra Mundial, así como el rol de la mujer del siglo XX están plasmadas en sus letras.

“Las mujeres han vivido todos estos siglos como esposas, con el poder mágico y delicioso de reflejar la figura del hombre, el doble de su tamaño natural”, Virginia Woolf.

La escritora de Londres no toleraba vivir más con los padecimientos mentales que sufría, así que decidió quitarse la vida el 28 de marzo de 1941: llenó los bolsillos de su abrigo con piedras y se tiró al río Ouse en Sussex, Inglaterra. Antes de suicidarse, le dejo una carta a su esposo, el periodista Leonard Woolf:

Querido:

Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los aspectos todo lo que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que… Todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrías sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo.

No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros.

V.

A pesar de su partida, su obra dejó huella en la literatura moderna y este 25 de enero, habría cumplido 136 años.

 

“Amar nos separa de los demás”, Virginia Woolf.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.