En la reunión anual de Embajadores y Cónsules, Ebrard llamó a diseñar una nueva política de coexistencia y correlación con América del Norte y con América del Sur, así como pensar una relación diferente con Asia y fortalecer la relación con la Unión Europea.​

Ciudad de México, 7 de enero de 2019. El Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, llamó a los embajadores y cónsules de México a rediseñar la política exterior del país.

En la inauguración de la Reunión de Embajadores y Cónsules, que se lleva a cabo año con año, el Canciller aseveró que esta semana durante el encuentro con los miembros del Servicio Exterior Mexicano (SEM) se iniciarán varios procesos para diseñar una nueva política exterior.

“No porque no tengamos ideas ya, sino porque respetamos al Servicio Exterior Mexicano”, expresó frente a 105 titulares de las 147 representaciones de México en el mundo.

“Estamos aquí porque mucha gente en México pensó que, mediante un cambio democrático, era posible una sociedad menos desigual, y eso nos da una nueva legitimidad a nivel internacional”.

Ebrard expuso que como puntos de referencia para la nueva política exterior están las causas globales que animan al nuevo Gobierno y con las que se identifican, como la lucha por los derechos humanos, el fortalecimiento de valores democráticos, preocupación sobre el cambio climático y las acciones para salvaguardar las futuras generaciones de mexicanos.

También como prioridad destacó diseñar y aplicar una nueva política de coexistencia y correlación con América del Norte y con América del Sur.

“Vamos a necesitar nuevas respuestas. No apelamos solo a la tradición, sino también a la imaginación” manifestó.

Se buscará, dijo, pensar una relación diferente con Asia y fortalecer la relación con la Unión Europea.

Ante las críticas contra el Gobierno federal porque México se abstuvo de firmar una declaración del Grupo de Lima que desconocía el Gobierno del Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, Ebrard aseveró que la administración de Andrés Manuel López Obrador defiende el principio de no intervención y la solución pacífica de los conflictos.

“Eso es lo que demanda la Constitución, pero no intervención no significa pasividad pero sí significa respeto a los países”, aclaró.

El Canciller aseguró que el país está preocupado por los derechos humanos y que el Gobierno está comprometido con la defensa de ellos.

Sin embargo, mencionó que primero se debe luchar por los derechos humanos al interior de México.

“Primero en México y eso es lo que nos dará autoridad moral para poder opinar a nivel mundial”, dijo Ebrard.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.